Valorar un clásico


A la hora de valorar un coche clásico influyen factores objetivos pero también subjetivos. Veamos en qué fijarnos – y luego tiremos una moneda al aire…

Todo aquel que vaya a comprar un coche usado puede plantearse una serie de cuestiones a la hora de valorarlo. Pero si además se trata de un clásico, conviene profundizar un poco más. Al considerar una unidad concreta, éste podría ser un cuestionario de partida que nos podríamos hacer, aunque sea mentalmente:

  1. DATOS ¿Marca y modelo? ¿Es popular o exclusivo? ¿Año? ¿Motor? ¿Equipamiento? ¿Cuántas unidades se fabricaron? etc.
  2. HISTORIAL ¿Está documentado? ¿Cuántos dueños anteriores? ¿Dispone de una carpeta con facturas? ¿Papeles en regla? ¿Ha sido mimado o ignorado? Y ya para coches de alto nivel ¿Tiene pedigrí de carreras? ¿Algún dueño anterior famoso? ¿Puede ser una falsificación? etc.
  3. ESTADO ¿Puede circular legalmente? ¿Es original o ha sido modificado y cuánto? ¿Tiene óxidos? ¿Se ha restaurado? ¿Cuándo se restauró? ¿Fue una restauración parcial o total y de qué calidad? ¿Conserva la pátina? ¿Se ha abusado de la dichosa masilla? etc.
  4. MANTENIMIENTO ¿Es asequible de mantener? ¿Se encuentran recambios con facilidad? ¿Tenemos un buen taller especialista cerca? etc.
Saab 96 | ICON ROAD
ICON ROAD

Incertidumbre

Lo normal es que preguntas referentes al historial o al estado queden sin responder, dando lugar a esa incertidumbre intrínseca a la mayoría de coches clásicos que encontramos en el mercado. Porque bajo una preciosa y brillante pintura pueden acechar óxidos mal resueltos, masilla usada de forma indebida o en caso extremos (glubs) hasta un chasis medio podrido cubierto con múltiples capas protectoras, imposible de localizar hasta que se parta en una curva.

Así que podríamos decir que a la hora de comprar un coche clásico, en general nuestro objetivo sería reducir esa incertidumbre al mínimo. Por supuesto, si conocemos bien el coche o a su dueño o si quien lo vende es un profesional en quien confiamos, todo esto no ha lugar, pero si no es el caso y has visto el coche de tus sueños, intenta mantener la cabeza fría (ja, misión imposible) y averigua todo lo posible sobre él. Ten en cuenta que la incertidumbre se traduce en tiempo, dinero y paciencia que deberás invertir en sanear posibles defectos, por lo que el precio final debería ser el reflejo inverso de la incertidumbre que te quede al final del proceso.

Volkswagen Kübelwagen | ICON ROAD
ICON ROAD

Evidentemente, esto requiere que conozcamos más o menos a fondo el coche que vamos a comprar o alternativamente acercarnos a verlo acompañados de alguien que domine el tema, ya sea un colega, un profesional o el miembro de algún club, sobre todo cuando se trata de analizar la mecánica. Llevarlo a un taller y subirlo a un elevador para inspeccionar los bajos siempre es una buena idea, como también lo es pasarle un imán a la carrocería, no vaya a ser un montón de masilla con ruedas. También es más que aconsejable ver y probar más de una unidad para coger el feeling del modelo y poder comparar.

Mercedes-benz 190 "Ponton" | ICON ROAD
ICON ROAD

Por otro lado, hoy en día es muy fácil convertirnos en expertos en el coche de nuestros sueños. Hablo lógicamente de San Google… Internet ha dado un gran impulso a todos los hobbies y los coches clásicos no son una excepción: a través de los foros y los grupos de Facebook podemos preguntar a expertos, tomar contacto con propietarios o compradores, comprar piezas de recambio, etc. Y no es un entorno frío e inhóspito sino todo lo contrario: al poco tiempo veréis como entráis en contacto con gente maja y entusiasta dispuesta a ayudar y compartir esta pasión.

 

Clasificación

Bien, hasta ahora hemos hablado de precios teóricos pero ¿contamos con puntos de referencia? Nada es absoluto en este campo pero aun así hay empresas en Norteamérica y Europa dedicadas a clasificar los precios de los clásicos que bien nos pueden servir como punto de partida a la hora de valorar el que queremos adquirir o vender. Para obtenerlos, analizan transacciones, entrevistan a expertos y con ello sacan índices modelo a modelo en forma de rango según su estado. Por ejemplo los precios de un Alfa Romeo Spider de 1980 oscilaría actualmente entre 6.700 euros por un modelo que necesita ser restaurado pero aún puede circular hasta los 20.000 por uno en muy buen estado. 

Pongamos que vamos a ver una unidad y tras inspeccionarla vemos que está bien pero con algunos trabajos pendientes. Podríamos considerar partir de los 20.000 Euros e ir haciendo deducciones… el cuero está echado a perder: restamos 1.000 euros; las llantas no son originales: restamos 500; hay que cambiar la correa de distribución: restamos 600; la aleta delantera tiene un golpe: réstale 400 para repararla y pintarla; la holgura en las puertas es mayor de lo aceptable: ojo, posible daño estructural, empieza a restarle varios miles de euros – o mejor, busca otra unidad.

 

Reflexiones finales

Podemos intentar ser objetivos y todo esto nos puede ayudar a saber por dónde movernos pero en última instancia el precio de un clásico depende de la capacidad y el interés de una y otra parte a la hora de negociar. Por su historia, cada coche clásico es único y por tanto difícil de comparar con otro. El hecho de que un vecino se haya comprado un Spider por 12.000 Euros no significa ni de lejos que tú puedas hacerte con uno por el mismo precio. 

Dodge | ICON ROAD
ICON ROAD

Puede ser que el coche de tu vecino esté aceptable pero con trabajos pendientes, o también puede ser que estuviera perfecto pero el vendedor tuviera prisa por vender – o que esté podrido por el óxido y tu vecino se haya precipitado. El mismo rango, publicado en revistas especializadas, es sólo teórico: un caprichoso puede llegar a pagar 30.000 por un Spider perfecto con historial documentado y pocos kilómetros y quedarse tan ancho. Así que ya sabes, documéntate o apóyate en un amigo o profesional experto, elimina incertidumbre, haz una oferta y pronto ese clásico soñado será tuyo.

DH

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *