Clásicos americanos, un Top 10 diferente


Un Top 10 de coches clásicos americanos de todas las épocas, subjetivo y personal pero aún así lleno de reconocidos iconos de la historia del automóvil…

 

10. Tres Coupés Tres

Estos tres coupés están aquí por que me encantan. Y punto. Bueno, en realidad digamos que tras la locura de los excesos de los años cincuenta, los americanos no se prodigaron precisamente en ofrecer coches diseñados con gusto y proporción, pero aquí tenemos tres espectaculares excepciones, por cortesía del entonces jefe de diseño de General Motors, Bill Mitchell… [Fotos: GM]

  1. Más alta costura italiana que músculo americano, el Buick Riviera de 1963 luce una de las carrocerías americanas más bellas de la posguerra. Producción: 110.000 entre 1963 y 1965.
  2. Lo que hizo diferente al Oldsmobile Toronado fue su tracción delantera y ese diseño, quizás dos argumentos sólidos para quedar tercero en el premio al Coche del Año en Europa, en 1966. Producción: 143.134 entre 1966 y 1970.
  3. Compartía la tracción delantera con el Toronado, pero el Cadillac Eldorado de 1967 era más anguloso y mucho más lujoso y exclusivo y en 1969 recibió aquel descomunal V8 de 8.2 litros con todos sus 746 newtons de par, una barbaridad. Producción: 96.231 entre 1967 y 1970.

 

9. El pick-up

Sí, este top ten también quiere ser reflejo de la historia y la sociedad del siglo XX, así que tenemos que meter un fenómeno sociológico yankee como ningún otro: el “pick-up truck” o “furgoneta-con-plataforma-de-carga-trasera”. Durante años los tres de Detroit tuvieron el oligopolio en EEUU gracias a la llamada chicken tax de 1963, una “tasa de pollos” que gravó con un 25% las importaciones de fécula de patata, dextrina, brandy y camionetas – poco después se eliminaron todas las tasas menos la de las camionetas y… ¡hasta hoy! [Fotos: GM]

Producción: millones, decenas de millones

 

8. Willys Jeep

En 1941 ya se vio que EEUU se metería de lleno en la guerra, así que el ejército de los US of A invitó a 135 compañías a diseñar un vehículo todo-terreno de reconocimiento – el plazo era de pocas semanas y sólo se presentaron dos. El diseño ganador fue el de la Bantam Car Company, aunque al resultar demasiado pequeña para una producción masiva, fue su competidora Willys-Overland la que desarrolló el vehículo final sobre el diseño de Bantam. Como aún así no fue suficiente, también Ford acabó fabricando el artefacto. Tras la guerra salió una versión civil tan popular que su nombre acabó usándose genéricamente para todos los todo-terreno.

Producción: 640.000 unidades del Jeep original para finalidades militares entre 1941 y 1945.

Coches clásicos americanos: Willys Jeep

 

7. El Hot Rod

Otro fenómeno tan arraigado y típicamente americano que no me he podido resistir a incluirlo. Básicamente un auténtico Hot Rod se basa en un Ford de los años ’20 o ’30, ya sea un Modelo T, un A o un B, aligerado (a lo bestia) de peso y con el motor modificado – o directamente sustituido por uno más potente. La moda surgió en los años treinta y luego en los cuarenta y cincuenta se comenzó a competir con ellos en carreras, aunque en los ’70 surgió una corriente más civilizada que se limitaba a exponerlos en reuniones, surgiendo así la moda del “Street-Rod”.

Producción: desconocida, la mayoría son trabajos caseros

Coches clásicos americanos: Hot Rod

 

6. Corvette Sting Ray

Bajo la batuta de Bill Mitchell, jefe de diseño de General Motors, el diseñador Larry Shinoda logró clavar con el Sting Ray del ’63 el espíritu de la época, creando un coche proporcionado, deseable, atemporal y sexy. Recorred con la mirada (y si tenéis ocasión, con los dedos) cada superficie, cada detalle de este Corvette y veréis que todo está estudiado para impactar. ¿La otra cara de la moneda? En los detalles vistosos se les fue todo el presupuesto, así que no esperéis una suspensión sofisticada o unos frenos rotundos, todo está hecho para el show. Pero ¡vaya show, amigas y amigos! [Foto: GM]

Producción: sólo se hicieron 18.898 unidades del “split window” entre 1963 y 1964 ya que irónicamente en 1965 se eliminó la luna trasera partida, su detalle más fascinante y (en su momento) controvertido.

Coches clásicos americanos: Chevrolet Corvette | GM

 

5. Duesenberg Model J/SJ

Curiosamente, durante la Gran Depresión que azotó EEUU en la década de los ’30 se vendieron algunos de los coches más caros y espectaculares del siglo XX. Y aunque no estuvo sólo, el más legendario es el Duesenberg J, la respuesta de América al Rolls-Royce. En él se combinaban una mecánica sofisticada con una estética llamativa y bella a cargo de los mejores carroceros, aunque curiosamente para la época, aproximadamente la mitad fueron carrozados por la propia casa. Después incluso de la desaparición de la marca en 1937, el nombre se identificó con lujo y exclusividad: It’s a Duesey! [Foto: RMSotheby’s]

Producción: tan sólo 481 entre 1929 y 1937.

Coches clásicos americanos: Duesenberg J

 

4. Auburn 851 SC Speedster

Antes hubo otros Speedster, también bellísimos. Pero cuando en 1935 Auburn lanzó el 851 SC, los demás quedaron eclipsados por este prodigio de belleza, que, aunque provisto de un compresor y otras delicatessen mecánicas, era sencillo de fabricar y (relatívamente) asequible. Por otro lado, no es de extrañar que dada su belleza éste sea uno de los coches más replicados de la historia, así que ahí va un truco para distinguirlos… la mayoría de las réplicas tienen salidas de aire a los dos lados del capó pero el original sólo las tenía en el lado izquierdo. [Fotos: RMSotheby’s]

Producción: unas 500 unidades entre el 851 (1935) y el 852 (1936)

 

3. Ford T

Hubo una época allá por 1920 en que la mitad de los coches del mundo eran Ford Ts. Tal fue el impacto del retoño de Henry Ford, que ni inventó el automóvil ni ideó la cadena de montaje pero fue el primero en sacarle partido de forma tan masiva, fabricándose en países tan dispares como Alemania, Argentina, Japón o España – concretamente en Cádiz, quiyo. El cochecito en sí medía 3,4 metros y pesaba unos 550 kg y tan sólo tenía tres marchas, d las cuales una era la marcha atrás… sí, hoy en día el “T” resulta más cercano a un tractor que a un automóvil convencional y de hecho en cuanto las carreteras asfaltadas se volvieron la norma, la gente dejó de comprarlo.

Producción: unos quince millones entre 1908 y 1927, de los cuales sobreviven unos 100.000.

Coches clásicos americanos: Ford T

 

2. Cadillac Eldorado Biarritz del ’59

Los años ’50 en EEUU fueron una década de euforia consumista y el coche fue el fiel reflejo del este camino del exceso. Kilos y kilos de cromados, aletas y adornos de todo tipo se fueron añadiendo a medida que avanzaba la década hasta culminar en el Cadillac del ’59, con su suspensión hidroneumática, servo-todo y esa muralla frontal cromada con sus ocho (¡ocho!) faros. Y por supuesto ESAS aletas, inconfundibles y eternas… y duramente criticadas en su época por decadentes y grotescas. Siguieron los sesenta y llegó el racionalismo, pero la música y los coches de los cincuenta siguen hoy en día más vivos que nunca, yeah baby!

Producción: sólo 1.320, aunque hubo 11.130 unidades del “Series 62” que también llevaba las icónicas aletas y era mucho más asequible (5.450 $ frente a 7.400 $).

Coches clásicos americanos: Cadillac Eldorado Biarritz

 

1. Ford Mustang (1ª gen.)

Hay otros americanos más espectaculares, potentes o bonitos, pero algo tendrá el Mustang de esta primera generación para que en los últimos años aparezca consistentemente como el clásico más buscado en internet en EEUU… y sí, abrid mucho los ojos… también en Europa. ¿La fórmula? Agresivo pero sin demasiados adornos, con proporciones clásicas gracias un alargado morro que alberga motores rugientes pero sencillos de mantener. Y unos precios en general contenidos. Y esas versiones de Carrolll Shelby. Y Steve McQueen en “Bullitt”. Madre mía. Finalmente, la crisis del petróleo de 1973 acabó con él y el resto de “pony cars”.

Producción: casi tres millones entre 1964 y 1973, de los cuales dos millones corresponden a la versión previa a los re-styling del ’69 y del ’71. Se hicieron 105.706 unidades del Fastback del 67/68.

 

Bueeeno, y hasta aquí llega mi lista de los 10 iconos automovilísticos norteamericanos de todos los tiempos. Si alguien discrepa, más abajo tenéis la posibilidad de dejar un comentario. O incluso podéis dejar vuestra propia lista… y para facilitaros la labor os dejo a continuación más candidatos…

Y con esto acabo también este repaso, no os perdáis próximamente nuevos listados de iconos por país, totalmente subjetivos y veleidosos como éste!

DH

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *