Top Iconos: No Alineados


¿Qué hace que un coche sea considerado un icono? Tendrá que ser sofisticado, bonito, elegante, auténtico, innovador… aunque a veces basta que sea simplemente un símbolo de su época. Aquí va una lista de iconos no alineados – como todas las listas, totalmente discutible, claro.

Esta vez revisamos los iconos de países “no alineados”, es decir, aquellos en los que no se ha dado una concentración enorme de marcas y modelos, pero de los que han salido algunos modelos indispensables en la historia del automóvil. Además, no van numerados, pues la lista no responde a un determinado orden.

 

Saab 96

Durante la Segunda Guerra Mundial, a la empresa aeronáutica SAAB los negocios se le dieron lógicamente muy bien pero al finalizar el conflicto, muy mal: sólo con los aviones de uso civil no cubrían gastos. Así que los directivos decidieron diversificar… y lanzaron un coche, el SAAB 92, que debía ayudar a sobrevivir los primeros años de la posguerra, pero salió resultón, sencillo, frugal y (muy importante) fácil de conducir incluso sobre nieve, gracias a la tracción delantera. Así que los suecos lo siguieron desarrollando, apareciendo el 93 en 1956 y por fin el 96 en 1960, que fue para el país nórdico fue algo similar al Escarabajo para los alemanes y se fabricó (abrid mucho los ojos) hasta 1980 – y sólo desde 1967 con motor de cuatro tiempos. [Foto: ICON ROAD]

Producción: 20.128 unidades del 92 (1949-56), 52.731 del 93 (1956-60) y 547.221 del 96 (1960-80)

 

Volvo Amazon

Hay marcas que necesitan décadas para labrarse un nombre, una imagen y (no digamos ya) una leyenda pero Volvo logró todo esto con un solo modelo: el Amazon. ¿Cómo lo lograro? Sencillo: desde el principio lo hicieron TODO bien. Para empezar, un diseño elegante, atemporal, variable y con un toque deportivo, con ese robusto pero dinámico frontal y las aletas traseras apenas esbozadas, completado con un interior que parecía sacado de un Mercedes. Quizás habría bastado con esto y la legendaria longevidad, fiabilidad y solidez de la marca, pero fueron más allá y en su desarollo se llevaron a cabo pruebas de colisión (nada habitual en la época) y desde 1958 llevó cinturones de seguridad de tres puntos y un poco más tarde,  reposacabezas y hasta material anticorrosivo en la carrocería. Finamente, la guinda fue un marketing brillante e innovador que les abrió el mercado americano, amén de las versiones deportivas especiales para mantener viva la llama. [Foto: Volvo]

Producción: unas 670.000 unidades entre 1956 y 1970

 

Tatra T603

Un automóvil fascinante, intrigante y sorprendente, la genialidad e inventiva checas al servicio de… los altos cargos del partido comunista, que ya se sabe que no podían moverse de un lado a otro en cualquier vehículo, no señor. En Checoslovaquia se movieron durante muchos años en este Tatra, nombre que proviene de una preciosa cordillera centroeuropea. Pero si el diseño ya era inaudito (algunos dirían “bizarro), lo que venía debajo no lo era menos: un gran ocho cilindros montado… en la parte trasera, al estilo del Volkswagen Escarabajo. Cuentan que Fidel Castro tuvo uno blanco que fue el único equipado con aire acondicionado.

Producción: 20.422 unidades fabricadas artesanalmente.entre 1956 y 1975 

 

GAZ M21 Volga

Creado para transportar con dignidad a altos funcionarios del partido comunista y luego usado durante años por los taxistas moscovitas, el M21 es un icono del automovilismo ruso. Para ello no sólo contaba con una carrocería atractiva, sino que cumplía con todo lo que en la época se esperaba de él: por ejemplo, una distancia al suelo mayor de lo normal para circular por caminos embarrados o vadear ríos en las vastas zonas rurales del país. Luego estaban las enormes distancias del país, donde el taller más próximo puede quedar a cientos de kilómetros, así que el coche se entregaba con un completísimo kit de herramientas, incluyendo hasta una bomba para inflar neumáticos y botes de pintura para esos rasguños tras el viaje por la estepa siberiana. Y ¿qué decir del frío siberiano con temperaturas de hasta -70ºC? Para ello, en los primeros años estaba la manivela de arranque por si fallaba la batería. Finalmente, la carrocería se hizo con duro acero soviético de tal grosor que el óxido no podía con ella. ¿Pegas? Buscando algo de confort, la suspensión era un poco mareante…

Producción: 639.478 unidades entre 1956 y 1970

 

Hispano Suiza H6

Gracias a los enormes beneficios procedentes de los motores de aviación, nada más terminar la Gran Guerra la Hispano-Suiza presentaba en el Salón de París su obra maestra, el coche que (junto al Alfonso XIII) identificaría a la marca para siempre: el modelo H6 o “tipo París”, por cierto el primer modelo de la marca en lucir la icónica cigüeña volante. Los carroceros más afamados del momento se disputaban a los clientes para poder “vestir” esta obra maestra, porque hay que recordar que en la época las marcas de lujo sólo fabricaban el chasis y los componentes mecánicos, que en este caso eran de primerísima calidad, gracias al buen hacer del ingeniero Mark Birkigt. Así, el H6 se distinguió por su ligero chasis, media tonelada más ligero que los de la competencia, el motor innovador, la dirección suave, la suspensión sublime – y su novedoso sistema de servofreno del que la propia Rolls Royce acabaría comprando la licencia. Sólo al alcance de unos pocos, sus dueños fueron aristócratas como el rey Alfonso XIII o el Sha de Persia y millonarios apellidados Guggenheim o Rothschild – ah, y un tal Pablo Picasso.

Producción: 2.350 unidades fabricadas en París y 555 en Barcelona (como T49 y T56) entre 1919 y 1933

 

Pegaso Z102

A finales de los años ’40 el régimen de Franco, aislado económica y políticamente, nacionaliza la fabrica de Hispano-Suiza y contrato al brillante ingeniero Wilfredo Ricard procedente de Alfa Romeo para fabricar camiones a gran escala, indispensables para la reconstrucción del país. Pero la mano de obra especializada escaseaba en España, así que Ricart decidió entrenar a sus mecánicos construyendo un deportivo de alta gama. Aunque a priori no se lo considera necesariamente bonito (sobre todo en carrocería ENASA) y en áreas como la dirección o los frenos le falta desarrollo, el coche fue el colmo de lo “cool” de la época y tuvo gran éxito entre los “rich and famous” del momento. 

Producción: el proyecto en ningún momento llegó a ser rentable, así que entre 1951 y 1956 se fabricaron unas 86 unidades, de las cuales sobreviven la mayoría, hoy cotizadas a un millón

 

Cobra

El Cobra fue el baby del piloto y emprendedor (e icono) americano Carroll Shelby. A finales de los cincuenta la marca británica AC se quedaba sin suministro de motores para su roadster “Ace”, así que Shelby, tras cerrar un acuerdo con Ford, llegó a un trato con los británicos, que enviarían sus carrocerías a EEUU donde recibirían un motor y caja de cambios de la marca americana. Y un nuevo nombre, el Shelby Cobra, mientras que en Europa se vendería bajo la marca AC. El resultado en principio ya fue atractivo pero la leyenda se consolidó definitivamente con la versión más potente: el Shelby Cobra 427, número equivalente a las pulgadas cúbicas de la capacidad del motor: siete litros (ni más ni menos) para una potencia de 425 CV o 485 en versión de competición, que unidos un peso de poco más de 1.000 kg dieron como resultado 300 km/h – y uno de los coches más aterradores que se hayan construido. [Foto: RM Sotheby’s]

Producción: unas mil unidades entre 1962 y 1969, pero desde entonces más de 60.000 réplicas

 

Hindustan Ambassador

En occidente es un desconocido pero para millones de personas en Asia es un coche emblemático, conocido como “el Rey de las carreteras indias”. Basado en la tercera serie del Morris Oxford, Hindustan Motors lo comenzó a fabricar bajo licencia en 1958 con un motor diesel y durante los años 60 y 70 se lo consideró como un símbolo de status social, utilizado también a menudo por políticos y funcionarios de alto rango y luego por taxistas… sí, en 2013 los amigos de Top Gear lo nombraron oficialmente “el mejor taxi del mundo”, acaso por su suavidad de marcha. Y durabilidad: hoy en día todavía se pueden ver por miles en pueblos y ciudades en toda la India. [Foto: malualvarez.com]

Producción: 1,8 millones de unidades entre 1958 y (casi sin cambios, oh my God) 2014

 

Saab 900 Cabrio

Siempre siguiendo el guión de ofrecer un coche seguro, sólido y diferente, en 1978 SAAB lanza el 900, que con su inconfundible apariencia siguió alimentando el mito y vio nacer una nueva generación de saabistas. Ya en esta época los automóviles de la marca sueca no dejaban de ser un producto de nicho que apenas daba beneficios, frente a las exitosas divisiones de aviones y camiones del Grupo. Sin embargo, en 1986 aun les dio para darnos a los fans otro icono más, acaso el último: la versión descapotable del 900, sin barra antivuelco ni nada (en principio impropio para una marca cuya seña de identidad era la seguridad), pero pronto codiciado y puesto de moda por aquellos yuppies ochenteros engominados de Wall Street. [Foto: Saab]

Producción: 48.894 unidades entre 1986 y 1993 

 

Volvo familiar

Aquí lo llamamos “ranchera” o “familiar”, en Francia es un “break” y en Alemania un “kombi” y ni siquiera en inglés se ponen de acuerdo: en EEUU es un “station wagon” y en Inglaterra un “estate” – aunque el dos puertas es un “shooting brake”. En lo que sí hay acuerdo es en que aunque no lo inventaron ellos, globalmente el concepto va ligado a los suecos de Volvo, que supieron hacerlo evolucionar hacia un automóvil conservador pero dinámico, práctico pero elegante y lujoso. Vamos, que lograron la cuadratura del círculo. Y si tuviéramos que elegir el más representativo, seguro que muchos se quedarían con éste: el 245, producido entre 1974 y 1993, en cuyos asientos traseros han crecido cientos de miles de niños yendo y viniendo del colegio, de vacaciones con los papis… [Fotos: Volvo]

Producción: hasta hoy Volvo ha fabricado unos seis millones de familiares, lo que equivale casi a un tercio de sus ventas totales

DH

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave