Las subastas de Monterey 2018


Conoce los resultados y disfruta de las mejores imágenes de las subastas de Monterey 2018, acaso el evento de estas características más importante del año…

Como cada año en Monterey se reunieron compradores y vendedores de clásicos dispuestos a hablar de precios de seis, siete y hasta ocho cifras. Las cifras que se manejan en Monterey son mareantes pero este año lo fueron aún más debido a un protagonista de color rojo del que hablaremos más abajo. Para los fans de las estadísticas, os cuento brevemente que se vendió el 61% de los 1.341 vehículos ofertados, con un precio mediano (que no medio) de 95.200 $ y un total de ventas de 368 millones de dólares. Las cifras están ligeramente por encima del año pasado aunque lejos de los récords de 2014.

Cinco casas de subastas fueron las responsables del desfile de decenas de joyas, muchas típicas como los Ferrari de los cincuenta, Jaguar E-Type y Mercedes “Alas de gaviota” que nunca faltan. Pero en esta crónica los que me interesan son aquellos más especiales, que no se ven una y otra vez en cada evento de este tipo.

Sobre todo es interesante destacar que según Hagerty, del total de coches, unos 200 habían sido vendidos antes en subasta, con un incremento anual de precio del 14%. Así, por ejemplo, un Ferrari 246 Dino GT se vendió en 2012 por 214.500 $ y este año por 373.500 $ y un Hudson Custom Commodore Six Convertible de 1950 perteneciente a Steve McQueen se vendió en 2015 por 71.500 $ y este año por 98.000.

Vamos con los coches destacados y una selección de mis preferidos…

 

Ferrari 250 GTO (1962)

El primer destacado, vendido por RM Sotheby’s, fue el rey de la fiesta, el coche más caro vendido en subasta pública. Es lo que tienen los GTO: precisamente el anterior récord lo detentaba otro vendido en 2014 por 38 millones. En este caso se trataba del tercero de los 36 GTO fabricados entre 1962 y 1964, un ejemplar que nació con la carrocería de primera serie pero que un par de años más tarde recibió la de segunda serie, un poco menos común y acaso menos bonita pero por lo que se ve esto no ha importado a su nuevo dueño.

Ferrari 250 GTO (1962) | RM Sotheby's
Ferrari 250 GTO (1962) | RM Sotheby’s

El show fue completo… el coche fue conducido hasta el escenario por Derek Bell, cinco veces ganador en Le mans. Con la aparición del coche el público lo vitoreó y aplaudió al más puro estilo americano y luego llegaron las pujas. Cuentan las crónicas que tres coleccionistas pujaron por teléfono durante diez minutos, compitiendo entre sí a partir del precio de salida de 35 millones con incrementos que a veces llegaron al millón de dólares. Esta loca subasta se paró en 44 millones que con el 10% de comisión a cargo del comprador suman el precio final que acaba de pasar a la historia. Vendido por RM Sotheby’s en 48.405.000 $.

 

Duesenberg SSJ Roadster (1935)

La estrella de Gooding and Company en la subasta de Pebble Beach costó menos de la mitad que el GTO pero la cifra sigue mareando. Con 22 millones este automóvil se convirtió en el coche de preguerra más caro de la historia. Sólo se hicieron dos unidades del SSJ. Vendido por Gooding and Company en 22.000.000 $.

Duesenberg SSJ Roadster (1935) | Gooding and Company
Duesenberg SSJ Roadster (1935) | Gooding and Company

 

Aston Martin DP215 Prototype (1963)

El tercer coche más caro también lo trajo a Monterey RM Sotheby’s. Se trata de un Aston único, el último de competición de la era de David Brown. Con este automóvil, Phil Hill superó por primera vez los 300 km/h en el circuito de Le Mans, en la edición de 1963. Vendido por RM Sotheby’s en 21.455.000 $.

Aston Martin DP215 Prototype (1963) | RM Sotheby's
Aston Martin DP215 Prototype (1963) | RM Sotheby’s

 

Ford GT40 Mk II (1966)

En 1966 Ford se daba por fin el gustazo de batir en Le Mans a su odiado rival de Maranello. Aquél año tres Ford GT40 cruzaban la meta logrando una espectacular hat-trick y éste fue el tercero en cruzar la línea de meta, con su combinación original de color dorado con detalles en rosa. Hay pocos coches de competición con tanta carga emocional como éste – aparte del primero y el segundo, claro. Vendido por RM Sotheby’s en 9.795.000 $.

Ford GT40 Mk II (1966) | RM Sotheby's
Ford GT40 Mk II (1966) | RM Sotheby’s

 

Lamborghini Countach LP400 S Series II (1981)

El Countach LP400 S de la Serie II ofrecido por RM Sotheby’s es uno de los 105 modelos de “cuerpo bajo”, con la suspensión, distancia al suelo y carrocería del LP400 más bajo. Recientemente fue sometido a una restauración completa con una inversión de más de 250.000 $. Como resultado, el vehículo está ahora en perfectas condiciones e incluye hasta sus neumáticos correctos de la época. Además, conserva su motor y transmisión originales, con menos de 35.000 km en el cuentakilómetros. Vendido por RM Sotheby’s en 516.500 $.

Lamborghini Countach LP400 S Series II (1981) | RM Sotheby's
Lamborghini Countach LP400 S Series II (1981) | RM Sotheby’s

 

MG TC Midget (1948)

Cuentan que este pequeñajo fue el protagonista de la puja más entretenida de estos eventos. Con un comprador muy interesado presente en la sala y otro al teléfono, las ofertas se sucedieron como si se tratara de un partido de tenis y rápidamente se fueron acercando a territorio de récord para este modelo. El precio final es realmente mareante y difícil de explicar… cuando el mazo golpeó la mesa la pantalla marcaba (agárrense) 112.000 $. La audiencia tuvo que estallar en aplausos. Vendido por Bonhams en 112.000 $.

MG TC Midget (1948) | Bonhams
MG TC Midget (1948) | Bonhams

 

Porsche 356A Carrera GS (1956)

Dean Jeffries, pintor y constructor de automóviles de Los Ángeles, adquirió este Porsche en 1957 y enseguida procedió a hacerle algunas modificaciones. Le quitó los paragolpes, extendió el morro, agregó faros delanteros empotrados, una trasera con rejilla personalizada, luces traseras hechas a mano y respiraderos en el techo. En aquella época Jeffries trabajaba para el famosísimo George Barris y parece que muchos de sus técnicos trabajaron en el coche. En 2008 se hizo restaurar después de que la Glasurit Corporation fuera persuadida para donar los materiales de la restauración. Vendido por Bonhams en 436.750 $.

Porsche 356A Carrera GS (1956) | Bonhams
Porsche 356A Carrera GS (1956) | Bonhams

 

Volkswagen Microbus Deluxe (1966)

El Volkswagen “Samba” Deluxe sigue levantando pasiones. Esta unidad nació en Wolfsburg el 12 de octubre de 1965 y cuenta con las dos características más deseables: las 21 ventanas y un gran techo corredizo. Destacan además otros extras como las seis ventanas laterales inclinables, cinturones de seguridad, protectores de parachoques y (esto ya añadido por el último dueño) parabrisas Safari de apertura inclinable y el portaequipajes, aparte de una radio moderna con bluetooth de aspecto retro. Por supuesto, el interior fue restaurado según las especificaciones originales de fábrica con el color y el material correctos. Vendido por RM Sotheby’s en 179.200 $.

Volkswagen Microbus Deluxe (1966) | RM Sotheby's
Volkswagen Microbus Deluxe (1966) | RM Sotheby’s

 

Duesenberg Model J Convertible Coupe Disappearing Top Roadster (1933)

He aquí otra prueba de que los Duesenberg son de lo más espectacular que dio de sí la industria americana del automóvil de lujo en los años ’30. Vendido por Mecum en 3.850.000 $.

Duesenberg Model J Convertible Coupe (1933) | Mecum
Duesenberg Model J Convertible Coupe (1933) | Mecum

 

Stutz Series K Bearcat (1921)

Este Stutz ha estado en la misma familia desde que era nuevo y varias personas se lo disputaron en una puja apasionante, marcando finalmente un nuevo récord para la marca. Vendido por Bonhams en 478.000 $.

Stutz Series K Bearcat (1921) | Bonhams
Stutz Series K Bearcat (1921) | Bonhams

 

Maserati A6G/2000 Berlinetta (1956)

Su primer propietario privado de este A6G/2000 (uno de veinte) fue un hotelero italiano que residía en Francia. El coche participó en varias carreras antes de ser enviado a Senegal para participar en la ruta Dakar de Quakam, pero durante esta competición sufrió un accidente importante y fue devuelto a Italia para su reparación. En los siguiente años el Maserati estuvo en manos de un ex oficial del ejército griego convertido en actor, luego estuvo en Francia y en 1996 fue adquirido por Juan Quintano, un importador español de marcas “premium”.

Maserati A6G/2000 Berlinetta (1956) | RM Sotheby's
Maserati A6G/2000 Berlinetta (1956) | RM Sotheby’s

Tras pasar un tiempo en Italia, finalmente en 2012 se inició una restauración sin reparar en gastos, midiendo y analizando otros dos A6G / 2000 Zagato berlinettas como ejemplos para clavar las dimensiones precisas. Sólo en la carrocería se emplearon unas 2.500 horas. El coche, subastado por RM Sotheby’s, venía acompañado de manuales originales y un kit de herramientas, aparte de su motor y caja de cambios originales. Vendido por RM Sotheby’s en 4.515.000 $

 

Lagonda V12 Brockman (1938)

El primer propietario de este Lagonda ofrecido por Bonhams lo tuvo hasta 1950 y en 1957 pasó a ser propiedad de la familia que aún lo tenía actualmente. Sin embargo, ya en aquel año el coche sólo era un motor acoplado a un chasis, sin los paneles de la carrocería. En 1990 el propietario encargó la reconstrucción de la misma al especialista Dick Brockman y juntos diseñaron la que luce actualmente. Los paneles de aluminio se modelaron sobre un armazón de madera instalado en el chasis, imitando el diseño francés de finales de los ’30 y el resultado es una auténtica preciosidad. Vendido por Bonhams en 173.600 $.

 

Fina Sport Convertible (1956)

Nacido en Nueva York a fines del siglo XIX, el Perry Fina cogió experiencia trabajando en FIAT e Isotta Fraschini, antes de regresar a EEUU donde se ganó una reputación “mejorando” coches de diversas marcas. En 1956 Fina cumplió su sueño de construir junto a su hijo su propio automóvil deportivo, un coche que debía aunar el estilo y la estabilidad de los europeos con la fiabilidad y fácil acceso a piezas que daban los componentes de Cadillac o Chrysler. Solo se produjeron tres Fina, de los que éste es el único ejemplar visible y totalmente restaurado. Por cierto, ojo al tubo central del habitáculo, los expertos aún no han llegado a un consenso sobre su función… según su anterior propietario, podría haber sido utilizado para guardar una botella de vino. Vendido por Bonhams en 775.000 $.

 

Alfa Romeo 6C 2500 Competizione Coupe (1948)

El coche más caro vendido por Bonhams en la subasta del Quail Lodge de 2018, durante la semana automovilística de Monterer. Este espectacular Alfa fue adquirido por un coleccionista europeo. Vendido por Bonhams en 3.525.000 $.

Alfa Romeo 6C 2500 Competizione Coupe (1948) | Bonhams
Alfa Romeo 6C 2500 Competizione Coupe (1948) | Bonhams

 

Mercedes-Benz 540 K Sports Roadster (1937)

Interesante ejemplar de 540K, en esta ocasión se trata de uno de los pocos que no fueron carrozas por la propia marca sin por una empresa independiente, Mayfair de Londres. El coche es uno de las pocas unidades que se entregaron con un motor zurückgesetzt o “posicionado hacia atrás”. Esta especificación estaba reservada para los automóviles más deportivos de la marca y permitía a los carroceros crear diseños más agresivos y deportivos. Vendido por Bonhams en 3.277.500 $.

Mercedes-Benz 540 K Sports Roadster (1937) | Bonhams
Mercedes-Benz 540 K Sports Roadster (1937) | Bonhams

 

Porsche 959 Komfort (1987)

Este 959 ofrecido por Mecum se convirtió en una de las atracciones de Monterey. El origen de su penoso estado actual no hay que buscarlo en la falta de pericia de su dueño, como muchos han sugerido o imaginado, sino que al parecer el automóvil estaba siendo transportado por una autopista en un remolque cerrado, cuando éste se separó de repente del camión. Finalmente, sólo un árbol logró frenar (de golpe) la alocada carrera emprendida por el dichoso remolque. Con solo 3.657 millas reales y uno de sólo 294 ejemplares construidos en la especificación Komfort, seguro que este Porsche no tardará en ser restaurado. Vendido por Mecum en 467.500 $. Por cierto, todos los resultados de la subasta de Mecum los tenéis aquí.

 

Maserati A6GCS/53 Spider (1955)

Los Maserati A6GCS/53 Spider fueron carrozados en su momento por diversas empresas. Los resultados fueron en general espectaculares y este ejemplar diseñado y fabricado por Frua no es ninguna excepción. Absolutamente maravilloso. Vendido por Gooding and Company en 5.170.000 $. Por cierto, todos los resultados de la subasta de Gooding and Company los tenéis aquí.

Maserati A6GCS/53 Spider (1955) | Gooding and Company
Maserati A6GCS/53 Spider (1955) | Gooding and Company

 

Siata 208 S Spider (1953)

La Società Italiana Auto Trasformazione Accessori, o SIATA, fue establecida en Turín por Giorgio Ambrosini en 1926 como fabricante de accesorios para FIAT. Después de haber participado en el proyecto Otto Vu de FIAT, cuando ésta dejó de producirlos tras 49 ejemplares fabricados, Siata naturalmente tuvo acceso a varias unidades del motor V8, que fueron instalados en los 208S. El diseño de estos Siata (quizás los más bellos de la marca) corrió a cargo de la empresa Motto y la mayoría de los 37 fabricados acabaron en California.

Siata 208 S Spider (1953) | Bonhams
Siata 208 S Spider (1953) | Bonhams

El primer propietario de este coche fue un bombero local que inmediatamente retiró el motor original en favor de un Chevrolet V8 y sólo en 1998 se le implantó un V8 original de Fiat proveniente de otro 208S, procediendo en 2012 a su restauración total. Vendido por Bonhams en 1.655.000 $. Todos los resultados de la subasta de Bonhams los tenéis aquí.

 

Mi preferido

Termino como siempre con uno de mis preferidos. Esta preciosidad de Alfa Romeo Giulietta Sprint Veloce Alleggerita de 1957 fue vendida a su primer dueño en Austria, donde compitió en varias carreras a partir del siguiente año. Todas ellas están ricamente documentadas con fotografías de época del automóvil en acción.

Alfa Romeo Giulietta Sprint Veloce (1957) | RM Sotheby's
Alfa Romeo Giulietta Sprint Veloce (1957) | RM Sotheby’s

En 2016 el coche fue sometido a una restauración intensiva y documentada para dejarlo en estado de concurso. Cada tuerca y tornillo de esta joya se han restaurado meticulosamente y desde la restauración, la Giulietta ha sido conducida menos de 50 millas. Vendido por RM Sotheby’s en 350.000 $. Todos los resultados de la subasta de RM Sotheby’s los tenéis aquí.

DH

A modo de epílogo, aquí va una lista de otros coches representativos del mercado:

1963 Mercedes-Benz 300SL Roadster: 1.930.000 $ (RM Sotheby’s)

1955 Mercedes-Benz 300SL Gullwing Coupe: 1.875.000 $ (Bonhams)

1955 Ferrari 500 Mondial SII Spider: 5.005.000 $ (Gooding and Company)

1958 Ferrari 250 GT TdF Coupe: 6.600.000 $ (Gooding and Company)

1966 Ferrari Dino 206 S Coupe: 3.080.000 $ (Gooding and Company)

1972 Ferrari Dino 246 GTS Spider: 341.000 $ (Worldwide)

1973 Ferrari 365 GTB/4 Daytona Coupe: 825.000 $ (Mecum)

2003 Ferrari Enzo Coupe: 2.860.000 $ (Mecum)

1931 Bugatti Type 51 Grand Prix Race Car: 3.740.000 $ (Gooding and Company)

1971 Lamborghini Miura P400 SV Coupe: 2.177.500 $ (RM Sotheby’s) (RM Sotheby’s)

1969 Lamborghini Miura P400 S Coupe: 1.155.000 $ (Mecum)

1928 Bentley 6 1/2 Liter Open Sports Tourer: 1.655.000 $ (Bonhams)

2000 BMW Z8 Roadster: 154.000 $ (Russo and Steele)

1962 Shelby Cobra 260 Roadster: 990.000 $ (Worldwide)

1968 Jaguar E-Type SI.5 Roadster: 247.500 $ (Worldwide)