100 iconos indispensables


Descubre con ICON ROAD los 100 iconos indispensables, una lista de clásicos subjetiva y personal pero aún así llena de reconocidos hitos del automovilismo…

 

Roadsters: con la melena al viento

Los roadsters son normalmente biplazas con apariencia o carácter deportivo. Aunque hay quien va más allá, añadiendo que deben ser construcciones propias, no derivadas de otro automóvil. El término proviene de EEUU y se popularizó en Gran Bretaña tras la guerra por interacción de los soldados americanos. Luego los fabricantes ingleses, que se morían por vender sus “descapotables biplazas deportivos” más allá del Atlántico, explotaron el término todo lo que pudieron, aunque este estilo no se limita a las islas…

 

Alfa Romeo Spider El primer Spider nació como Duetto con esa parte trasera terminada en una curva descendente que no gustó mucho al público en general, pero una intensa campaña de lanzamiento y sobre todo su papel en la película “El Graduado” de 1967 hicieron del (relativamente caro) descapotable un éxito. Ya en 1969 se modificó la zaga cortándola drásticamente y con esa forma el Spider se convirtió en uno de los coches más longevos de la historia.

100 iconos indispensables: Alfa Romeo Spider | Matthew Litwin & Jeff Koch
Alfa Romeo Spider: 124.115 unidades entre 1966 y 1993 | Matthew Litwin & Jeff Koch.

 

Ferrari 250 Spider California SWB En los años ’50 los importadores americanos de Ferrari convencieron al Commendatore para que fabricara un descapotable radicalmente deportivo. El resultado fue esta belleza cuya deportividad estuvo fuera de toda duda, basádose sucesívamente en el 250 Tour de France y en el 250 GT SWB, dos bestias de la competición. El California de Alain Delon que aparece en la foto, descubierto medio abandonado en un garaje, se vendió en 2014 por 14,2 milllones de euros – en estado para restaurar.

100 iconos indispensables: Ferrari 250 GT Spider California
Ferrari 250 GT Spider California: 49 unidades „LWB“ y 55 „SWB“ entre 1953 y 1965.

 

Mazda MX-5 NA Este pequeño y ágil descapotable ligero se lanzó en una época en que estos coches no estaban de moda, pero la mezcla de roadster clásico británico con fiabilidad y precio japoneses resultó irresistible. Diseñado en California, tan sólo lucía un par de detalles ornamentales (los tiradores cromados de las puertas y las llantas retro tipo “minilite” británicas) pero sus creadores lograron algo insólito: un coche japonés que se va convirtiendo en un icono del diseño – el tiempo lo dirá. Conócelo mejor aquí.

100 iconos indispensables: Mazda MX-5 | Mazda
Mazda MX-5: 421.119 unidades de la primera generación (NA) entre 1989 y 1998 | Mazda.

 

Morgan 4/4 Ya se sabe que Morgan empezó haciendo (ciclo)coches de tres ruedas pero en 1935 lanzaron el primero convencional que llamaron 4/4 por tener cuatro ruedas y cuatro cilindros, aunque el que nos ocupa es el modelo de 1955, que con pequeñas modificaciones pero conservando la subestructura de la carrocería en madera, se sigue vendiendo hoy en día con enorme éxito – la lista de espera viene siendo de varios años. Una gloriosa excepción a la regla del progreso.

100 iconos indispensables: Morgan 4/4
Morgan 4/4: unas 26.000 unidades entre el 4/4, el Plus 4 y el Plus 8 desde 1955

 

MGB Este coche fue la culminación de una marca que llevaba fabricando roadsters desde 1923. Hay éxitos que parecen sencillos pero hay que saber: el conductor expuesto a los elementos manejando una palanca de cambios cortísima, una carrocería sencilla, mecánica simple, barata y fiable… bueno, la fiabilidad era quizás su punto débil pero no impidió que se vendieran como churros, sobre todo en EEUU. Eso sí, si os gustan los roadster no dudéis en haceros con uno: hoy en día si están bien cuidados, duran y duran…

100 iconos indispensables: MGB
MGB: 387.259 unidades entre 1962 y 1980

 

BMW 507 Antes de competir ahí arriba junto a Mercedes y luego Audi, BMW tuvo una vida azarosa con enormes altibajos… nacida como fabricante de motos en los años treinta Fabricó algunas especialidades con deportivos  como el 328, en los cincuenta el Isetta que he dejado más arriba con las burbujas dio muchos ingresos pero poco prestigio, mientras que con el bellísimo 507 fue exactamente al revés. Cuentan que BMW perdió (bastante) dinero con este modelo.

100 iconos indispensables: BMW 507 | RM Sotheby's
BMW 507: tan sólo 251 unidades entre 1955 y 1959 | RM Sotheby’s

 

AC/Shelby Cobra A finales de los cincuenta la marca británica AC se quedaba sin suministro de motores Bristol para su roadster “Ace”, así que Carroll Shelby llegó a un trato con los británicos, que enviarían sus carrocerías a EEUU donde recibirían motores y cajas de cambios de Ford. Y el nuevo y rimbombante nombre. En no va más fue el Cobra 427 con su motor de siete litros y 425 o incluso 485 CV para un peso de 1.000 kg – uno de los coches más aterradores que se hayan construido.

100 iconos indispensables: Shelby Cobra
Shelby Cobra: unas 1.000 unidades entre 1962 y 1969, pero desde entonces más de 60.000 réplicas

 

Lobos con piel de… lobo

Siempre tuvo bastante atractivo llegar a un semáforo con un coche de apariencia normal cuyo motor había sido modificado para dar más potencia. Si tenías al lado a un presumido con su deportivo de alta gama, cabía la posibilidad de sorprenderlo en la salida con una aceleración fulgurante que no se esperaba. Bien es verdad que estos lobos que vienen a continuación dan algunas pistas y no siguen estrictamente aquel espíritu, pero sí se basan en automóviles convencionales sin (o con pocas) aspiraciones….

 

VW Golf GTI Mk1 Tan sólo un año después del lanzamiento del Golf, en el Salón del automóvil de Frankfurt de 1975 asoma en el stand de Volkswagen uno rojo con ruedas más anchas, asientos con tela a cuadros, el volante con la “escupidera” central, el pomo de la palanca de cambios con forma de bola de… golf, la parrilla delantera enmarcada con una línea roja y a un lado tres letras: G, T, I. Como colofón, un motor de 110 CV. Nació así el líder de la democratización del carril izquierdo de la autopista. Conócelo mejor aquí.

100 iconos indispensables: VW Golf GTI | VW
VW Golf GTI: 461.690 unidades entre 1974 y 1983 | VW

 

Lancia Delta Integrale Los Delta Integrale son coches mágicos, los ingenieros que lo afinaron crearon un coche que pasa por las curvas con una estabilidad y velocidad inverosímiles, de modo que muchas veces los límites del coche quedan por encima de los de sus conductores. Sí: no es un coche fácil, pero si lo llevas con sentido común al principio y llegas a dominarlo te recompensará con una de las experiencias automovilísticas más memorables. Además, fue campeón del mundo de rallies seis veces entre 1987 y 1992.

100 iconos indispensables: Lancia Delta Integrale | delta-integrale.com
Lancia Delta Integrale: 40.511 unidades entre 1986 y 1992 | delta-integrale.com

 

Nissan Skyline GT-R “Hakosuka” En 1969 nacía el Nissan Skyline GT-R (Gran Turismo-Racer) y enseguida recibió de los fans japoneses su legendario apodo: Hakosuka (“Hako” significa “caja” y “suka” es la abreviatura de “Skyline”). Con su seis cilindros en línea, el Hakosuka en versión sedán (PGC-10) y luego coupé (KPGC-10) se convirtió en el rey de las pistas, siendo durante un par de años prácticamente imbatible en los campeonatos japoneses de turismos.

100 iconos indispensables: Nissan GT-R "Hakosuka" | RM Sotheby's
Nissan GT-R “Hakosuka”: 1.945 unidades del primer GT-R (1969-71) y otras 197 del modelo del ‘72 | RMSotheby’s

 

Ford Lotus Cortina Así se forjaban las leyendas antaño: con un apretón de manos entre entusiastas, en este caso Colin Chapman (fundador de Lotus) y el entonces jefe de relaciones públicas de Ford. La idea fue producir una serie limitada del Ford Cortina modificado para participar en carreras y el resultado fue… pura magia. Aún hoy en día quien lo conduzca quedará sorprendido de lo directa que resulta la dirección y la fiereza con que sube de vueltas el motor, aparte de su tremenda estabilidad.

100 iconos indispensables: Ford Lotus Cortina
Ford Lotus Cortina: 3.306 unidades de la primera generación entre 1963 y 1966

 

BMW M3 E30 Con el primer M3 la intención de la marca bávara era crear un coche para competir en las carreras de Turismos. El resultado fue… pura magia, combinando un chasis espectacular, un motor de 200 CV desarrollado con la competición en mente y un peso contenido de unos 1.200 kg. Comparte con el Audi Quattro una cualidad que hoy en día se echa de menos: con sus alrededor de 200 CV ambos tenían el tirón adecuado para divertir sin ser tan potentes como para tener que irse a un circuito a desahogarse.  

100 iconos indispensables: BMW M3 | BMW
BMW M3: 16.202 unidades entre 1985 y 1992 | BMW AG

 

Audi Quattro En 1977, el entonces jefe de Audi, Ferdinand Piëch, aceptó financiar un grupo de ingenieros que explorara las posibilidades de trasladar la tracción a las cuatro ruedas a un coche convencional. El Audi Quattro se lanzó en 1980 y la prensa quedó maravillada de la estabilidad combinada con el aplomo y aquél sonido del cinco cilindros. En carreteras públicas, el concepto de cuatro ruedas motrices no acabó siendo tan popular como se auguró al principio, pero en los rallies se hizo indispensable.

100 iconos indispensables: Audi Quattro | Audi
Audi Quattro: 11.452 unidades entre 1980 y 1991 | Audi

 

Bellezas de entreguerras

Irónicamente, los años de la Gran Depresión que siguió al “crash” del ’29 en Wall Street vieron nacer algunos de los automóviles para espectaculares. Bien es verdad que el poder adquisitivo de las clases medias y de muchos ricos había disminuido drásticamente, pero las crisis siempre son oportunidades para muchos – a río revuelto, ganancia de pescadores. Y para los “pescadores” más afortunados, el arte de los carroceros dio formas espectaculares a la chapa de acero, muchas de ellas inspiradas en el “art decó” tan popular en la época…

 

Mercedes-Benz 500/540K Spezial Roadster En la segunda mitad de los ’30 Mercedes fabricó esta maravilla con el más alto nivel de ingeniería que se pudiera imaginar en la época, los mejores materiales y el mejor equipamiento y en versión Spezial Roadster probablemente uno de los coches más bonitos y armoniosos de la historia, gracias a ese capó interminable, el radiador embutido entre los faros, el parabrisas inclinado y esas curvasss. Conócelo mejor aquí.

100 iconos indispensables: Mercedes-Benz 540K Spezial Roadster | RM Sotheby's
Mercedes-Benz 540K Spezial Roadster: 58 unidades de 761 entre 1934 y 1939 | RMSotheby’s

 

Delahaye Type 135 También conocido como “Coupé des Alpes” tras vencer el Rally Alpine, consolidó la marca como fabricante de automóviles deportivos. Estamos ante un verdadero camaleón de la historia del automovilismo: por un lado, los carroceros franceses más afamados dejaron auténticas obras de arte sobre su base mecánica y por otro (atención) el 135 ganó el Rally de Monte Carlo en 1937 y las 24 Horas de Le Mans al año siguiente, con otros dos llegando segundo y cuarto.

100 iconos indispensables: Delahaye 135 | ultimatecarpage.com
Delahaye 135: 2.592 unidades entre 1935 y 1952 | ultimatecarpage.com

 

Delage D8 Con sus ocho cilindros, esta maravilla se colocó en la parte (muy) alta del mercado automovilístico francés pero su lanzamiento inmediatamente después del crac del ’29 impidió que se vendiera en números significativos, a pesar de su innegable calidad y la buena labor de los exquisitos carroceros parisinos de la época. Sólo la venta de la mansión que Louis Delage tenía en los Champs-Élysées alivió la penosa situación de la compañía pero de todas formas el D8 no sobreviviría a la guerra.

1000 iconos indispensables: Delage D8
Delage D8: unas 100 unidades entre 1929 y 1939

 

Bugatti Type 57SC Atlantic  Aunque su diseño fue controvertido en su época, hoy el Atlantic se considera como uno de los automóviles más bonitos de la historia. Su creador, Jean Bugatti, fue digno heredero de su padre Ettore, aportando a sus coches cierta opulencia y un toque de elegancia. Pero no todas las innovaciones de Jean fueron aceptadas y por ejemplo la calandra aerodinámica sólo se implantó en este modelo, un espíritu conservador que posiblemente marcó el declive de la marca.

100 iconos indispensables: Bugatti T57SC Atlantic | Ralph Lauren
Bugatti T57SC Atlantic: se hicieron cuatro, de los que sólo sobreviven dos | Ralph Lauren

 

Talbot-Lago T150-C ‘Goutte d’Eau’ Con su carrocería diseñada por los parisinos Figoni & Falaschi sigue llamando la atención hoy en día casi o más que en su debut. La empresa, surgida de las cenizas de Darracq y renombrada Talbot en 1922, pasó a llamarse Talbot-Lago desde 1936 cuando fue salvada de la quiebra por el excelente ingeniero italiano Antonio Lago, aunque acabaría despareciendo en la dura posguerra europea. Se hicieron dos carrocerías del “Gota de Agua”: “Jeancart” (el de la foto) y “New York Style”, cada cual más bonita.

100 iconos indispensables: Talbot-Lago T150-C 'Goutte d’Eau'
Talbot-Lago T150-C ‘Goutte d’Eau’: 16 unidades entre 1937 y 1939 (5 Jeancart y 11 New York)

 

Alfa Romeo 8C Entre los años ’50 y ’70 la marca de Milán nos dejó unas cuantas joyas mecánicas y estéticas pero su leyenda se forjó y consolidó antes de la guerra gracias sobre todo a (tragad saliva) Benito Mussolini, quien en 1933 la nacionalizaba para salvarla de bancarrota y usarla para la propaganda fascista. Pero traguemos el sapo y disfrutemos del principal modelo de aquella época, el Alfa Romeo 8C, una maravilla ya sea en versión de calle o de carreras.

100 iconos indispensables: Alfa Romeo 8C
Alfa Romeo 8C: 188 unidades del 8C 2300 entre 1931-34 y unas 30 del 8C 2900 hasta 1939

 

Auburn 851 SC Speedster Cuando en 1935 Auburn lanzó el 851 SC, sus antecesores quedaron eclipsados por este prodigio estético que, aunque provisto de un compresor y otras delicatessen mecánicas, era sencillo de fabricar y (bastante) asequible. Por otro lado, a causa de su belleza éste es uno de los coches más replicados de la historia, así que ahí va un truco para distinguirlos… la mayoría de las réplicas tienen salidas de aire a los dos lados del capó pero el original sólo en el lado izquierdo.

100 iconos indispensables: Auburn 851 SC Speedster
Auburn 851 SC Speedster: unas 500 unidades entre el 851 (1935) y el 852 (1936) | RMSotheby’s.

 

Motorizando a la ciudadanía

Cada país ha tenido el suyo: un modelo carismático que llegó cuando el ciudadano medio comenzaba a tener poder adquisitivo y fue adoptado por el pueblo no sin un cierto orgullo patrio. La mayoría tenían muchos defectos, eran poco amplios y hasta nos dejaban tirados más de una vez, pero enseguida recibían sus motes (ya fuera la cabra, el escarabajo o el pelotilla), luego pasaban años en la familia y acababan siendo uno más…

 

Renault 4  El Renault 4, Cuatro ele, Cuatro latas, R4 o Renoleta se fabricó entre 1961 y (atención) 1992 y fue concebido para competir con el Citroën 2CV, con el que compartía la versatilidad, la suspensión apta para todo tipo de caminos y el cambio de marchas con la palanca tipo “revolver” o de mango de garrote. El R4 fue uno de los primeros automóviles de gran serie con “quinta puerta” y el primer Renault con tracción delantera, adelántándose a casi todos en el mercado de los utilitarios.

100 iconos indispensables: Renault 4 | Renault
Renault 4: 8.135.424 unidades entre 1961 y 1992 | Renault

 

Trabant 601 Con su anticuado motor de dos tiempos y su carrocería de resina reforzada con desechos de algodón soviético, el Trabant o “compañero” motorizó a los alemanes del este. Cuando nacía un baby en la RDA, sus padres lo apuntaban en la lista para poder tener el dudoso honor de comprar a los 18 esta trampa mortal sobre ruedas: la tasa de mortalidad en las carreteras de Alemania Oriental era unas 30 veces la de occidente. En 1989 se convirtió en símbolo de la reunificación alemana con la caída del muro de Berlin. Conócelo mejor aquí.

100 iconos indispensables: Trabant 601
Trabant 601: 2.818.547 unidades entre 1963 y 1991

 

Volkswagen Escarabajo Ya a estas alturas todos sabemos que el coche fue un encargo de Adolf Hitler a Ferdinand Porsche, aunque hay que decir que el primero se inspiró en proyectos en marcha del gobierno anterior y el segundo buscó algo más que inspiración en Béla Barényi, Hans Ledwinka y Josef Ganz, ingenieros pioneros en el diseño de automóviles y perseguidos por los nazis. En fin, hay poco coches tan icónicos como el Escarabajo, acaso símbolo de la motorización en el siglo XX. Conócelo mejor aquí.

100 iconos indispensables: Volkswagen Escarabajo | VW
Volkswagen Escarabajo: 21,5 millones de unidades entre 1938 y 2003 en fábricas de medio mundo | VW

 

Saab 96 Tras la Segunda Guerra Mundial, la empresa aeronáutica SAAB se encontró de repente sin los jugosos ingresos de la aviación militar, así que decidieron diversificar. Todo debía ser provisional pero el SAAB 92 salió sencillo, frugal y resultón, así que los suecos lo siguieron desarrollando, apareciendo por fin el 96 en 1960, que fue para el país nórdico algo similar al Escarabajo para los alemanes y se fabricó (abrid mucho los ojos) hasta 1980 – y sólo desde 1967 con motor de cuatro tiempos. Conócelo mejor aquí.

100 iconos indispensables: Saab 96 | ICON ROAD
Saab 96: 547.221 unidades entre 1960 y 1980 | ICON ROAD

 

GAZ M21 Volga Creado para transportar con dignidad a altos funcionarios del partido comunista y luego usado durante años por los taxistas moscovitas, el M21 es un icono del automovilismo ruso, con una distancia al suelo mayor de lo normal para circular por la estepa siberiana y su completísimo kit de herramientas que incluía una manivela para esos arranques matutinos a 30º bajo cero. Finalmente, la carrocería se hizo con duro acero soviético de tal grosor que el óxido no podía con ella. ¿Pegas? Quizás esa suspensión un poco mareante… Conócelo mejor aquí.

100 iconos indispensables: GAZ M21 Volga
GAZ M21 Volga: 639.478 unidades entre 1956 y 1970

 

Citroën 2CV En 1934 el presidente de Citroën encargaba al ingeniero André Lefèbvre (que luego haría el DS) que diseñara “un automóvil con espacio para dos campesinos con botas y 50 kg de patatas o un barril de vino, que consuma poco, cuya suspensión permita que una cesta de huevos llegue intacta tras circular por un camino bacheado y que sea tan fácil de conducir que incluso una mujer (!) sin experiencia pueda manejarlo”. Tras la guerra recibió el nombre: 2CV, según la potencia fiscal del motorcito. Conócelo mejor aquí.

100 iconos indispensables: Citroën 2CV
Citroën 2CV: 3.868.631 unidades, aparte de 1.246.335 furgonetas entre 1949 y 1990

 

Hindustan Ambassador En occidente es un desconocido pero para millones de personas en Asia es un coche emblemático, conocido como “el Rey de las carreteras indias”. Basado en el Morris Oxford, Hindustan Motors lo comenzó a fabricar bajo licencia en 1958 con un motor diesel y durante los años 60 y 70 se lo consideró como un símbolo de status social, utilizado también a menudo por políticos y funcionarios de alto rango y luego por taxistas.

100 iconos indispensables: Hindustan Ambassador | malualvarez.com
Hindustan Ambassador: 1,8 millones de unidades entre 1958 y (casi sin cambios) 2014 | malualvarez.com

 

Ford Model T Fabricado en países tan dispares como Alemania, Argentina, Japón y España (concretamente en Cádiz), este cochecito de 3,4 metros y unos 550 kg fue el primero en producirse de forma masiva, hasta el punto que hubo una época allá por 1920 en que la mitad de los coches del mundo eran Ford Ts. Sin embargo, hoy en día resulta más cercano a un tractor que a un automóvil convencional y de hecho cuando las carreteras asfaltadas se convirtieron en la norma, la gente dejó de comprarlos. Conócelo mejor aquí.

100 iconos indispensables: Ford T | fordmodelt.net
Ford T: unos quince millones entre 1908 y 1927 | fordmodelt.net

 

Morris Minor Hay pocos coches que a la vez hayan sido más “british”, longevos y trascendentales que el Minor. Creado por Alec Issigonis (que luego diseñaría el Mini), la amplitud, la solidez y la simpatía han hecho que los ingleses le cogieran un cariño especial – y que hayan sobrevivido tantos ejemplares hasta hoy en día, no es raro encontrárselo por las calles de la rubia Albión y por supuesto es el clásico número uno en las islas, preferiblemente en versión furgoneta con incrustaciones de madera!

100 iconos indispensables: Morris Minor | Shannons
Morris Minor: 1.368.291 unidades entre 1948 y (atención) 1971 | Shannons

 

 

Exóticos

Antes de la guerra ya se vieron algunos en los circuitos europeos y en los años ’50 comenzaron a popularizarse en la competición. Pero hubo que esperar a mediados de los ’60 para que un fabricante de tractores decidiera lanzar el primer deportivo de calle con el motor ubicado detrás de los asientos. Luego Ferrari contraatacó con el Daytona que aún llevaba el motor frontal, pero fue el canto del cisne porque ésta fue la configuración de los deportivos más radicales de las siguientes décadas…

 

Lamborghini Countach Hay coches que son la expresión de una época y éste tan radical, diseñado por Marcello Gandini, marcó dos. Ante todo en los ’70, con su diseño radicalmente innovador en cuña siguiendo el gusto de aquellos años. Y luego ya en los ’80, con los conocidos aditamentos aerodinámicos, alerón trasero gigantesco incluido, fue el icono de toda una generación, el “coche del póster” que muchos adolescentes de la época tuvimos en la pared de nuestro cuarto. Conócelo mejor aquí.

100 iconos indispensables: Lamborghini Countach | Silverstone Auctions
Lamborghini Countach: 1.976 unidades entre 1974 y 1990 | Silverstone Auctions

 

Ferrari 288 GTO Cuando está aparcado es como un atleta a punto de saltar, con las ruedas bien plantadas, las llantas filigranas y esas cuatro musculosas aletas, luego está esa trasera con los pilotos redondos encuadrados en un marco… incomparable y el interior espartano con los instrumentos y sus cifras en naranja. Pero aunque fue creado para el malogrado Grupo B, el GTO no llegó a competir, salvo por un espacio en las paredes de las habitaciones de muchos adolescentes de los años ‘80. Conócelo mejor aquí.

100 iconos indispensables: Ferrari 288 GTO
Ferrari 288 GTO: 272 unidades, 5 “Evoluzione” y uno especial fabricado para Niki Lauda

 

Ferrari Testarossa Hay coches que se convierten en todo un símbolo de su época, trascendiendo el mundillo de los aficionados y éste es sin duda uno de ellos, pues cuando salió clavó el espíritu extrovertido de la época, de luces de neón y brokers sin escrúpulos de Wall Street. Todo un triunfo del diseño italiano y aún hoy en día resulta moderno. La consagración como icono le vino muy pronto, co-protagonizando Miami Vice, la serie de moda en la época.

100 iconos indispensables: Ferrari Testarossa | Ferrari
Ferrari Testarossa: 7.177 unidades entre 1984 y 1996 | Ferrari

 

Ferrari F40 Prácticamente el último deportivo tradicional sin ayudas electrónicas, esta „mezcla de puro terror y brutal emoción“ como lo expresó un periodista venía sin material aislante, ni guantera, ni alfombrillas, ni paneles en las puertas (que se abrían con una cuerda) y el parabrisas y las ventanillas eran de plástico. Gracias a todo esto el peso no pasaba de los miltrescientosypico kilos y el motor V8 bi-turbo lo tenía fácil a la hora de mover los que pesaba.

100 iconos indispensables: Ferrari F40
Ferrari F40: 1.311 unidades entre 1987 y 1992, aparte de 19 F40 LM y 10 F40 Competizione hasta 1996

 

Honda NSX Llegó a finales de los ’80 para cambiar para siempre el mercado de los superdeportivos, apelativo reservado hasta entonces a Ferrari y Lamborghini, con toneladas de carisma pero con unos “acabados” y una “fiabilidad” que no merecían ese nombre. Con su calidad intachable, la facilidad de conducción y ese glorioso chasis calibrado por Ayrton Senna, el NSX cambió las reglas del juego hasta el punto que incluso la marca del cavallino tuvo que ponerse las pilas para estar a la altura.

100 iconos indispensables: Honda NSX | Honda
Honda NSX: 18.737 unidades entre 1990 y 2005 | Honda

 

McLaren F1 Para capitalizar sus éxitos en Fórmula 1, a finales de los ’80 McLaren decidió fabricar un coche de calle que fuera el no-va-más y casi tres décadas (parece mentira…) más tarde la maravilla que crearon todavía sigue siendo un referente. La obsesión de su diseñador, el ingeniero Gordon Murray, fue ahorrar peso, para lo que usó materiales my innovadores para la época, obteniendo 1.138 kg para los 627 CV, que unidos al asiento del piloto en posición central, daban una experiencia de conducción realmente única.

100 iconos indispensables: McLaren F1 | McLaren
McLaren F1: 106 unidades entre 1992 y 1999 | McLaren

 

Alfa Romeo 33 Stradale Esta escultura sobre ruedas aparece consistentemente en las listas de los más bonitos (y más sexys) de la historia y probablemente en más de una está en el primer puesto. El Stradale era la versión de calle del Tipo 33 de competición, así que sus líneas van acompañadas de un motor de 230 CV que tienen un trabajo fácil para mover los 700 kg que pesa esta escultura sobre ruedas, una de las más espectaculares que nos ha dado la marca de Milán.

100 iconos indispensables: Alfa Romeo 33 Stradale
Alfa Romeo 33 Stradale: 18 unidades entre 1967 y 1969

 

Lamborghini Miura Otra Belleza atemporal. Mecánicamente, el Miura respondía a las expectativas sembradas por su apariencia, aunque su comportamiento no tanto, pero eso hoy en día ya da igual. Además se lleva el mérito de dar el pistoletazo de salida a los supercoches con motor central, un concepto al que poco a poco se irían uniendo todos sus competidores, incluido el vecino de Maranello. Por cierto que este coche también adquirió fama mundial gracias a una película: “The Italian Job” de 1969.

100 iconos indispensables: Lamborghini Miura
Lamborghini Miura: 764 unidades entre 1966 y 1973

 

 

De utensilios a iconos

Desde sus inicio los automóviles, furgonetas y luego los todo-terreno han prestado sus servicios en todo tipo de trabajos y situaciones. Bajo las condiciones climatológicas más adversas y molidos a golpes, la mayoría pasaron años muy duros y acabaron en el desguace o desintegrados en su propio óxido, ya que eran meras herramientas y nadie se preocupó de salvarlos. Pero ya se sabe que con los años todo gana en valor y los pocos afortunados supervivientes ya han adquirido en muchos casos el estatus  de clásico…

 

Volkswagen „Transporter“ T Por su sencillez y humildad (y bajo precio, claro) el Volkswagen Transporter, Minibus, Kombi o Bulli, según el país, se convirtió en modo de transporte y símbolo de la contracultura en medio mundo, pero éste es sólo un ejemplo de su éxito… antes había sido el símbolo del “Wirtschaftswunder”, de la recuperación económica de Alemania tras la guerra, y luego de la motorización de África.

100 iconos indispensables: Volkswagen Transporter T2 | Bev Goodwin
Volkswagen Transporter: T1 (50-67) 1,8 Millones; T2 (67-79) 3,6 M; T3 (79-92) 1,2 M | Bev Goodwin.

 

Willys Jeep En 1941 el ejército de los US of A invitó a 135 compañías a diseñar un vehículo todo-terreno de reconocimiento en un plazo de pocas semanas, Sólo se presentaron dos y ganó la Bantam Car Company, aunque al ser demasiado pequeña fue su competidora Willys-Overland la que desarrolló y fabricó junto a Ford el vehículo final sobre el diseño de Bantam. Tras la guerra salió una versión civil tan popular que su nombre acabó usándose durante décadas genéricamente para todos los todo-terreno.

100 iconos indispensables: Willys Jeep
Willys Jeep: 640.000 unidades del Jeep original para finalidades militares entre 1941 y 1945

 

Toyota Land Cruiser J40 A la tercera va la vencida… el Land Cruiser nació como vehículo militar en 1951 pero fue el J40, la tercera generación en versión civil, la que conquistó el mundo, gracias a su solidez y versatilidad. Los vimos en los documentales de National Geographic con el fotógrafo dando botes en el asiento trasero mientras atravesaban terrenos embarrados o subían pendientes inverosímiles.

100 iconos indispensables: Toyota Land Cruiser J40
Toyota Land Cruiser J40: más de un millón entre 1960 y 1984

 

Volvo “Familiar” Aquí lo llamamos “ranchera” o “familiar”, en Francia es un “break”, en Alemania un “kombi”, en EEUU un “station wagon” y en Inglaterra un “estate”, pero todos están de acuerdo en que el concepto va ligado a Volvo, que supo hacerlo evolucionar hacia un automóvil conservador pero dinámico, práctico pero elegante y lujoso. En sus asientos traseros han crecido cientos de miles de niños yendo y viniendo del colegio, de vacaciones con los papis…

100 iconos indispensables: Volvo 245 | Volvo
Volvo Familiar: unos seis millones de todos los modelos

 

Range Rover Hasta su aparición, los “todoterreno” (como se llamaban antes) venían siendo crudos y básicos, pero aquí llegaba el Range Rover, confortable sobre el asfalto e imparable en el barro. Todo envuelto en una atmósfera de los más “british”… y longevo: exactamente 26 años duró esta primera generación, durante los cuales la marca tuvo tiempo de ir mejorando (muuuy leeentamente) su fiabilidad, que dejaba algo (bueno, mucho) que desear, todo sea dicho.

100 iconos indispensables: Range Rover | JaguarLandRover
Range Rover: 270.000 unidades aproximadamente entre 1970 y 1996 | JaguarLandRover

 

Renault Espace I ¿Coche, furgoneta, minibus o familiar? Fue uno de los lanzamientos más radicales de la historia del automóvil europeo y tardó bastante en ser aceptado por el público. Aunque dio inicio a la moda del monovolumen que duraría dos décadas. Aparte de la llamativa carrocería de capas de polyéster, el “vehículo” venía con extras poco convencionales, como los asientos delanteros que se giraban hacia adentro o el mando con rayos infrarrojos para las puertas – una invención de Renault, por cierto.

100 iconos indispensables: Renault Espace | Renault
Renault Espace: 190.000 unidades entre 1984 y 1991 | Renault

 

Land Rover Defender Se llamó Defender desde 1989, cuando al nacer el Discovery dejó de ser el único. Pero hasta entonces había sido simplemente “el Land Rover”, surgido en la posguerra cuando Rover se encuentra sin fábrica y sin clientes y decide concentrarse en desarrollar un vehículo para uso agrario. La “inspiración” la tomaron de algún Jeep dejado atrás por  los americanos y a base de remaches vistos y pintura verde sobrante de pintar aviones de guerra creron un icono de alcance insospechado.

100 iconos indispensables: Land Rover Defender | Coys
Land Rover Defender: aproximadamente dos millones entre 1947 y 2016 | Coys

 

Ford F150 Estamos ante un fenómeno sociológico yankee como ningún otro: la “furgoneta-con-plataforma-de-carga-trasera”, el “pick-up” o en EEUU simplemente “truck”. Los primeros fueron Ford T modificados para el mundo rural pero ya en los ’50 se empezaron a comprar por su apariencia y su ascenso en América fue imparable, aunque casi en exclusiva diseñados en Detroit, en gran parte gracias a la llamada “chicken tax” o “tasa de pollos”, la tasa sobre materiales agrarios que ha impedido durante décadas que vinieran “trucks” de fuera.

100 iconos indispensables: Ford F150
Ford F150: millones, decenas de millones

 

 

Pequeñajos sin complejos

Tras las guerras mundiales, ciertos países vieron circular por sus calles unos microbios con tres o cuatro ruedas que ofrecían cierto confort frente a las motocicletas, aunque muchos tomaron prestado de ellas el motor. Primero fueron los ciclocoches de los años ’20 y luego los “coches burbuja” en los ’50. A estos últimos siguieron luego coches propiamente dichos con motores de cuatro tiempos y mayor amplitud, aunque siguiendo aquel espíritu de buscar el ahorro máximo de espacio y esa apariencia adorable…

 

BMW Isetta Después de la Segunda Guerra Mundial la escasez de medios por parte de los fabricantes y de “cash” por parte del gran público empujó a muchos emprendedores a crear pequeños cochecitos a medio camino entre las motos y los coches. Quienes mejor supieron plasmar (y comprar) esta idea fueron los alemanes, aunque el diseño del Isetta, el más llamativo y uno de los más exitosos, venía de Italia, donde sólo se hicieron 1.000. Otros microcoches teutones destacados fueron el Messerchmitt Kabinenroller y el Goggomobil.

100 iconos indispensables: BMW Isetta | RM Sotheby's
BMW Isetta: 136.567 unidades | RMSotheby’s

 

Fiat Nuova 500 Si llegabas en avión de día con buena visibilidad a cualquier aeropuerto italiano en los años ’60 y ’70 podías jugar a un juego muy entretenido: contar cuántos “cinquecento” veías antes de aterrizar. Cifras de 30 o 40 en pocos minutos no habrían sido nada inusuales. Más pequeñito que el 600, esta pelotita con cuatro ruedas que los italianos llamaban “Cinquino” fue el verdadero responsable de motorizar al país transalpino  cuando ya muchos se pudieron plantear cambiar la Vespa por algo con cuatro ruedas.

100 iconos indispensables: Fiat Nuova 500 | FCA
Fiat Nuova 500: 4.250.000 unidades entre 1957 y 1975 | FCA

 

Subaru 360 Tras la segunda guerra mundial, proliferaron en muchos países los coches pequeñitos, a medio camino entre una moto y un coche “de verdad”. En Europa la moda se esfumó enseguida pero en Japón perdura hasta nuestros días. La fiebre arrancó de verdad en 1955, cuando el límite se amplió a… bueno, 360 cc y algo después apareció el Subaru 360, que fue el primer auténtico “keijidōsha” o coche ligero (k-car en inglés) producido en masa.

100 iconos indispensables: Subaru 360 | Subaru
Subaru 360: 392.000 unidades entre 1958 y 1971 | Subaru

 

Austin Seven Tras la primera guerra mundial, la marca estaba en suspensión de pagos y al no recibir el visto bueno de su consejo de administración, Herbert Austin tuvo que diseñar este cochecito de tres metros en una sala de billar costeando él mismo el proyecto. Pero cuando lo presentó a los directivos el modelo se hizo un hueco y acabó siendo un éxito – y no sólo en Gran Bretaña: el primer BMW, el Dixi, fue un Seven fabricado bajo licencia y Nissan también lo fabricó en Japón, aunque esta vez sin licencia, los muy pillos.

100 iconos indispensables: Austin Seven
Austin Seven: 290.000 unidades entre 1922 y 1939

 

Renault 4CV En 1946 aún humean los cañones y los alimentos básicos están racionados… pero los de Renault ya presentaban a este pequeñajo encantador que los franceses acogieron rápidamente como quien se lleva a casa un cachorrito y le pusieron un apodo que era una monería también: “motte de beurre” o “barra de mantequilla”, por al color amarillo con el que se fabricaron al principio, usando pintura sobrante destinada a fabricar vehículos militares para los nazis.

100 iconos indispensables: Renault 4CV
Renault 4CV: 1.105.547 unidades entre 1946 y 1961, fabricado en Francia, España y hasta en Japón

 

Mini A mediados de los ’50 media Europa se quedó durante seis meses sin petróleo a causa del cierre del Canal de Suez así que los mandamases de la British Motor Corporation decidieron crear un coche pequeño, práctico, barato y frugal. Con su tracción delantera y motor transversal, el cochecito fue el precursor de los utilitarios de las últimas décadas, aunque pocos tan divertidos gracias a las pequeñísimas ruedas en los extremos y la suspensión de tacos de goma. Conócelo mejor aquí.

100 iconos indispensables: Mini
Mini: 5.350.000 unidades entre 1959 y (¡sí!) el año 2000, en fábricas de medio mundo

 

 

Gran Turismo

Quién no ha soñado alguna vez con emprender con alguno de ellos un viaje sólo o en buena compañía… dejarlo todo, llenar una mochila con cuatro cosillas indispensables y echarse a la carretera. Y para ello qué mejor  que un Gran Turismo, según el término acuñado en los años ’50 por los ingleses que atravesaban Europa para llegar a las soleadas playas del sur…

 

Mercedes-Benz 300 SL A principios de los ’50 Max Hoffmann, influyente importador de coches de lujo en EEUU, sugirió a los de Stuttgart fabricar una versión de calle del 300 SL de carreras que venía ganando competiciones como las 24 Horas de Le Mans o la Carrera Panamericana. Los conservadores ejecutivos alemanes fueron muy reticentes al principio pero cuando finalmente el automóvil fue presentado, el publico en general se volvió loco con él, dándole el apodo de “alas de gaviota” por aquellas puertas tan originales.

100 iconos indispensables: Mercedes-Benz 300 SL
Mercedes-Benz 300 SL: 1.400 unidades entre 1954 y 1957

 

Oldsmobile Toronado ’66 Tras la locura de los excesos de los años cincuenta, los americanos no se prodigaron precisamente en ofrecer coches diseñados con gusto y proporción, pero aquí tenemos una espectaculares excepción, por cortesía del entonces jefe de diseño de General Motors, Bill Mitchell. Lo que hizo diferente al Toronado fueron ese diseño y su tracción delantera, quizás dos argumentos sólidos para quedar tercero en el premio al Coche del Año en Europa, en 1966.

100 iconos indispensables: Oldsmobile Toronado
Oldsmobile Toronado: 143.134 unidades entre 1966 y 1970

 

Ford Mustang Fastback Hay otros americanos más espectaculares pero algo tendrá el Mustang de esta primera generación para que en los últimos años aparezca consistentemente como uno de los clásicos más buscados en internet. ¿La fórmula? Agresivo pero sin demasiados adornos, con proporciones clásicas gracias un alargado morro que alberga motores rugientes pero sencillos de mantener. Y unos precios en general contenidos. Y esas versiones de Carrolll Shelby. Y Steve McQueen en “Bullitt”. Madre mía. Conócelo mejor aquí.

100 iconos indispensables: Ford Mustang
Ford Mustang: 105.706 unidades entre 1967 y 1968.

 

Datsun 240Z / Nissan Fairlady Z Buscando mayor proyección internacional, a finales de los ’60 Nissan lanzó al mercado la luz este estilizado coupé deportivo propulsado por un seis cilindros en línea y 151 CV. Rápido y asequible gracias a compartir piezas con otros Nissan, el coupé clavó el espíritu del momento y tuvo un éxito arrollador, sobre todo en EEUU. Es interesante notar que fuera de Japón se vendió como Datsun, una marca que aún hoy se recuerda en muchos países con gran cariño. Foto: Nissan.

100 iconos indispensables:
Producción: 459.403 unidades entre 1970 y 1978.

 

Ferrari 365 GTB/4 “Daytona”  Fue la respuesta de Ferrari al Lamborghini Miura y con su lanzamiento, la marca de Maranello producía nuevamente el coche más rápido del mundo, con un concepto tradicional de motor delantero pero con un glorioso diseño de Leonardo Fioravanti de Pininfarina compuesto por un enorme morro que daba cobijo al V12 y una trasera corta y sexy. Aunque quizás el detalle más característico fuera esa banda frontal de plexiglas que ocultaba los faros.

100 iconos indispensables:
Producción: 1.284 unidades del GTB/4 Berlinetta y 122 del GTS/4 Spider entre 1968 y 1973.

 

Pegaso Z102 A finales de los años ’40 el régimen de Franco nacionaliza Hispano-Suiza y contrata al brillante ingeniero Wilfredo Ricard procedente de Alfa Romeo para fabricar camiones a gran escala. Como la mano de obra especializada escaseaba en España, Ricart decidió entrenar a sus mecánicos construyendo un deportivo de alta gama. Aunque en áreas como la dirección o los frenos le faltó desarrollo, el coche fue el colmo de lo “cool” y tuvo gran éxito entre los “rich and famous” del momento. Conócelo mejor aquí.

100 iconos indispensables:
Producción: unas 86 unidades entre 1951 y 1956 de las cuales sobreviven la mayoría.

 

Porsche 911 Quizás estemos hablando aquí del deportivo más conocido del mundo y seguramente uno de los más carismáticos. La carrocería estrecha que lo hace más práctico que otros, esos guardabarros delanteros que acaban en los característicos faros, la trasera descendente con las lamas para que “respire” el motor, situado tras el eje trasero, el parabrisas tan vertical, el contacto a la izquierda del volante, los cinco relojes grandes delante del conductor. Y no digamos ya si se trata de la versión Turbo.

100 iconos indispensables:
Producción: 407.229 unidades entre 1963 y 1998. Foto: RMSotheby’s.

 

Aston Martin DB5 De acuerdo: intentaré no mencionar a James Bond… ups. Sí, es imposible hablar del DB5 sin acordarse del agente británico, pero el coche tiene cualidades por sí mismo: empezando por ejemplo por su motor de seis cilindros en linea y ese sonido que hará enternecer al más frío de los observadores y terminando por la carrocería, una de las más bellas que hayan vestido jamás un automóvil, diseñada por los maestros italianos de Touring. En suma, una combinación italo-británica irresistible.

100 iconos indispensables:
Producción: 1.063 unidades entre 1963 y 1965. Foto: RM Sotheby’s.

 

Toyota 2000 GT En los setenta conquistaría medio mundo con los utilitarios pero a mediados de los sesenta la industria japonesa deseaba sacudirse el tópico de no saber fabricar coches deportivos. Desarrollado por Yamaha para Nissan, cuando ésta lo rechazó, Toyota tomó el testigo del que sería  este legendario coupé, aunque lo vistió con un diseño propio que fue todo un acierto. Uno se convirtió en descapotable para la película de James Bond “Sólo se vive dos veces” – Sean Connery simplemente no cabía en el coupé.

100 iconos indispensables:
Producción: tan sólo 360 unidades, . Foto: RM Auctions.

 

Citroën SM. La compañía francesa llevaba soñando con un Gran Turismo desde principios de los ’60 y cuando en 1968 compró Maserati por fin pudo contar con un motor digno. Por desgracia, el espectacular resultado fue demasiado sofisticado para algunos, ya que en él se unían las exóticas peculiaridades mecánicas de dos marcas nada convencionales, con innovaciones como la dirección de dureza variable, los faros que giraban con las ruedas o ese motor V6 a 90º. En su día pocos mecánicos se atrevieron con tanto.

100 iconos indispensables:
Producción: 12.920 entre 1970 y 1975.

 

Jaguar E-Type A estas alturas ya casi todos hemos oido que en su lanzamiento Enzo Ferrari lo llamó “el coche más bonito del mundo”. Quizás exageraba, pero tampoco tanto: admirad sino ese capó interminable con los faros carenados, el abultamiento central y las salidas de aire, la cabina corta y acogedora y esa trasera afilada con esos pilotos filigranos. La mecánica tampoco decepcionaba y la guinda fue el precio más que contenido: menos de la mitad que un Ferrari de la época.

100 iconos indispensables:
Producción: 72.515 unidades entre 1961 y 1975. Foto: RM Sotheby’s.

 

Maserati 3500 GT En los primeros ‘50s la empresa italiana era una potencia mundial en las carreras, así que sus gestores plantearon el salto a la producción en “serie”. La bellísima carrocería del coupé, diseñada y fabricada por los magos de Touring Superleggera, contaba con la peculiar estructura patentada por el diseñador a base de delgados tubos de acero cubiertos por finas capas de chapa de aluminio.

100 iconos indispensables:
Producción: unas 1.850 unidades del coupé, 245 del descapotable Vignale y un puñado a cargo de otros carroceros entre 1957 y 1964.

 

Corvette Sting Ray “Split Window” Bajo la batuta de Bill Mitchell, jefe de diseño de General Motors, el diseñador Larry Shinoda logró clavar con el Sting Ray del ’63 el espíritu de la época, creando un coche proporcionado, deseable, atemporal y sexy. Cada superficie, cada detalle de este Corvette están estudiados para impactar. ¿La otra cara de la moneda? No esperéis una suspensión sofisticada o unos frenos rotundos, todo está hecho para el show. Pero ¡vaya show!

100 iconos indispensables:
Producción: 18.898 unidades del “split window” entre 1963 y 1964. Foto: GM.

 

Cisitalia 202 Pinin Farina Esta pequeña joya, desconocida para el gran público, tiene sin embargo para los aficionados un significado muy especial. Dado a conocer en 1947, con sus líneas suaves y sencillas y su estructura integrada dio una especie de pistoletazo de salida oficial al diseño de posguerra. Naturalmente, al mismo tiempo vieron la luz otros coches con las aletas integradas, pero ¿cuántos de ellos están expuestos de forma permanente en el Museo de Arte Moderno de Nueva York? Conócelo mejor aquí.

100 iconos indispensables:
Producción: 170 unidades entre 1948 y 1952. Foto: Pininfarina.

 

Mazda Cosmo (L10A/B) A finales de los ’60 Mazda también quiso sacudirse el tópico de fabricante de utilitarios y resultado fue el primer Cosmo (o 110S fuera de Japón), un bellísimo coupé inspirado en la moda europea y americana de la época pero con una fuerte identidad propia. Además, fue uno de los primeros coches de serie en llevar un motor Wankel (o rotativo) doble, aunque hablar de “serie” en este caso es un poco exagerado ya que su producción fue totalmente artesanal.

100 iconos indispensables:
Producción: 1.176 unidades entre 1967 y 1972.

 

Cadillac Eldorado ’67 Tras la locura de los excesos de los años cincuenta, los americanos no se prodigaron precisamente en ofrecer coches diseñados con gusto y proporción, pero aquí tenemos tres espectaculares excepciones, por cortesía del entonces jefe de diseño de General Motors, Bill Mitchell. Compartía la tracción delantera con el Toronado, pero el Eldorado de 1967 era más anguloso y mucho más lujoso y exclusivo y en 1969 recibió aquel descomunal V8 de 8.2 litros con todos sus 746 newtons de par, una barbaridad.

100 iconos indispensables:
Producción: 96.231 unidades entre 1967 y 1970.

 

Inclasificables

Bien. Resulta que organizando este listado en dichosas categorías me encontré con algunos automóviles, auténticos iconos, que resistían cualquier clasificación. Así que tras intentar encajarlos en ésta o aquella categoría, decidí juntarlos todos aquí. Son los inclasificables…

 

Benz Patent-Motorwagen Aunque con tres ruedas, aquí tenemos al primer automóvil de la historia, construido en 1886 por Carl Benz, quien sin embargo en los primeros años tras registrar la patente encontró la reticencia de la sociedad a adoptar la nueva tecnología… hasta el viaje inaugural que realizó su mujer (y financiadora del proyecto) Bertha: enseguida los detalles de la aventura corrieron como la pólvora animando por fin las ventas. Y el resto, miles de millones de coches más tarde, es historia. Conócelo mejor aquí.

100 iconos indispensables:
Producción: unas 25 unidades entre 1886 y 1893.

 

Cadillac Eldorado Biarritz ’59 Los años ’50 en EEUU fueron una década de euforia consumista y el coche fue el fiel reflejo de este camino del exceso. Kilos y kilos de cromados, aletas y adornos de todo tipo se fueron añadiendo a medida que avanzaba la década hasta culminar en el Cadillac del ’59, con servo-todo y esa muralla frontal cromada con sus ocho faros. Y por supuesto ESAS aletas gloriosas, inconfundibles y eternas… y criticadas en su época por decadentes y grotescas. Conócelo mejor aquí.

100 iconos indispensables:
Producción: sólo 1.320, pero las 11.130 unidades del “Series 62” eran muy parecidas y mucho más asequibles. 

 

Amphicar El constructor Hans Tripper vio en EEUU potencial para un coche anfibio que pudieran usar aficionados a la pesca y cazadores. Su invención alcanzaba 120 km/h y 6,5 nudos e incluso con vientos de fuerza 8 (unos 70km/h) era imposible de hundir. Sin embargo el coste (como dos escarabajos) y el mantenimiento pesado (por ejemplo, tener que engrasar los 13 alemites tras cada expedición en el agua) hicieron que el proyecto fracasara… hasta cinco años después de parar la producción, aún quedaban coches nuevos sin vender.

100 iconos indispensables:
Producción: 3.878 unidades entre 1960 y 1963.

 

Saab 900 Cabrio Ya a principios de los años ‘80 los automóviles de la marca sueca no dejaban de ser un producto de nicho que apenas daba beneficios, frente a las exitosas divisiones de aviones y camiones del Grupo. Sin embargo, en 1986 aun les dio para darnos a los fans otro icono más, acaso el último: la versión descapotable del 900, sin barra antivuelco ni nada (impropio para una marca cuya seña de identidad era la seguridad), pero pronto puesto de moda por aquellos yuppies ochenteros engominados de Wall Street.  Conócelo mejor aquí.

100 iconos indispensables:
Producción: 48.894 unidades entre 1986 y 1993.

 

Citroën Mehari Basado en el bastidor del Dyane 6, esta curiosidad sobre ruedas debía su nombre al característico dromedario de los touaregs. Con su carrocería ABS (un termoplástico que se moldeaba mezclándolo previamente con la pintura), su techo de lona y poco más, pesaba 535 kg, con lo que el motor del 2CV no lo tenía muy difícil para moverlo con alegría por las localidades playeras del sur de Europa. Curiosamente, entre 1973 y 1974 un incendiario parisino le dio triste fama quemando hasta 63 Meharis en la capital francesa.

100 iconos indispensables:
Producción: 144.953 unidades entre 1968 y 1988.

 

El Hot Rod Otro fenómeno tan arraigado en la cultura automovilística que no me he podido resistir a incluirlo. Básicamente un auténtico Hot-Rod se basa en un Ford de los años ’20 o ’30, ya sea un Modelo T, un A o un B, aligerado de peso y con el motor modificado – o directamente sustituido por uno más potente. Para hacerlo más ligero, el vehículo en cuestión será privado de elementos no indispensables, ya sean capós, parasoles, guardabarros, parabrisas.

100 iconos indispensables:
Producción: desconocida, la mayoría son trabajos caseros.

 

Meyers Manx Del talento casi renacentista de Bruce F. Meyers, a la sazón ingeniero, surfista y constructor de barcos, nació esta locura de vehículo, basado en el volkswagen Escarabajo, aunque con el bastidor acortado. Con este artefacto, Meyers y cualquiera en su época ganaba de calle en las competiciones fuera de carreteras asfaltadas y encajaba perfectamente con la cultura extrovertida californiana.

100 iconos indispensables:
Producción: unas 6.000 unidades entre 1965 y 1971, aunque se calcula que las réplicas que vinieron luego suman ya unas 250.000 unidades.

 

De Lorean Gracias a las subvenciones de su majestad, John De Lorean ubicó en Belfast (Irlanda del Norte) la fábrica de donde saldría este coche diseñado por Giorgio Giugiaro, con su espectacular carrocería de acero inoxidable y sus “alas de gaviota” pero con constantes problemas de calidad y una potencia decepcionante, que ralentizaron enseguida las ventas. Acusado de blanqueo de dinero, De Lorean fue arrestado, juzgado y finalmente declarado inocente pero para entonces su sueño ya no era más que un recuerdo.

100 iconos indispensables:
Producción: 8.583 unidades entre 1981 y 1982.

 

 

Desde el asiento de atrás

Lo haya ganado de forma legal o no tanto, con el sudor de tu frente o el de otros, tras llegar a un cierto estatus económico acabarás en el asiento de atrás. Posiblemente tendrás otros coches en el garaje para conducirlos tú mismo, pero en muchas ocasiones preferirás que te lleven. Pues bien, sólo un ínfimo porcentaje de los que llegaron a este nivel pudieron permitirse recostarse en el asiento de atrás de los vehículos que vienen a continuación. Porque la mayoría de estos fueron el no-va-más de su época, sólo al alcance de millonarios y jefes de estado. Los mejores coches del mundo…

 

Hispano Suiza H6 El H6 o “Tipo Paris” fue la obra maestra del ingeniero Mark Birkigt y el primer modelo de la marca en lucir la icónica cigüeña volante. Los carroceros más afamados del momento se disputaron a los clientes para poder “vestir” este prodigio mecánico, media tonelada más ligero que los de la competencia, con su innovador motor, la suave dirección, la sublime suspensión – y su novedoso sistema de servofreno del que la propia Rolls Royce acabaría comprando la licencia.  Conócelo mejor aquí.

100 iconos indispensables:
Producción: 2.350 unidades fabricadas en París y 555 en Barcelona (como T49 y T56) entre 1919 y 1933.

 

Lincoln Continental ’61 Más de cinco metros de largo por dos de ancho de diseño profundamente “cool” sólo disponible con cuatro puertas, en versión limusina o descapotable, con esas características puertas traseras opuestas. A ello se unía una exquisita revisión de cada unidad al final de la línea de producción que le dio la reputación de ser el automóvil de serie más refinado de su época. La triste muerte de JFK en el atentado de Dallas alimentó la leyenda.

100 iconos indispensables:
Producción: 334.345 unidades entre 1961 y 1969, de las cuales un 10% fueron descapotables.

 

Mercedes-Benz 600 Diseñado sin reparar en gastos con lo más avanzado que la ingeniería ofrecía en el momento, estamos ante uno de los más sofisticados coches de la historia, gracias a la suspensión hidroneumática y el sistema hidráulico que accionaba en completo silencio los asientos delanteros y traseros, las ventanillas y el techo solar. Cuentan que la marca perdió dinero con cada unidad que produjo, aunque es incalculable el valor que le aportó en imagen, a pesar de quedar asociado para siempre a dictadores de medio mundo.

100 iconos indispensables:
Producción: 2.677 unidades entre 1963 y 1981.

 

Duesenberg Model J/SJ Curiosamente, durante la Gran Depresión que azotó EEUU en la década de los ’30 se vendieron algunos de los coches más caros y espectaculares del siglo XX. Y aunque no estuvo sólo, el más legendario fue el Duesenberg J, la respuesta de América al Rolls-Royce. En él se combinaban una mecánica sofisticada con una estética llamativa y bella y mucho después de la desaparición de la marca el nombre se identificó durante años con lujo y exclusividad: “It’s a Duesey!”

100 iconos indispensables:
Producción: 481 unidades entre 1929 y 1937. Foto: RMSotheby’s.

 

Bugatti Royale Con sus seis metros y medio de largo, tres toneladas, motor de 12,7 litros y un precio estratosférico, el Royale fue el no-va-más en todos los sentidos. Ideado por Ettore Bugatti allá por 1919 para venderlo a las casas reales de todo el mundo, lo fue desarrollando junto a su hijo Jean pero, ay, los Bugatti se lo pensaron demasiado: sólo un año después de su lanzamiento llegaron el crac de Wall Street y la Gran Depresión. La empresa se salvó de la quiebra destinando los motores ya fabricados a un tren de alta velocidad.

100 iconos indispensables:
Producción: sólo 6 unidades entre 1927 y 1933. Foto: RM Auctions.

 

Rolls-Royce 40/50 hp “Silver Ghost” El 40/50 h.p. fue el Rolls-Royce que la revista Autocar denominó como “el mejor coche del mundo”, una frase que caló en el mundo entero durante décadas hasta nuestros días. Una de las unidades de este modelo, la que tenía el chásis número 60551 y la matrícula AX 201 se entregó en color plata y alguien decidió llamarlo “Silver Ghost” o Espíritu de Plata, aunque Rolls-Royce, siempre tan conservadora, tardaría años en llamarlo así oficialmente. Conócelo mejor aquí.

100 iconos indispensables:
Producción: 7.874 unidades entre 1907 y 1926, incluyendo 1.701 en la fábrica de Springfield en EEUU.

 

Rolls-Royce Silver Cloud El Silver Cloud en sus diferentes series I, II y III tenía una carrocería que sirvió de transición entre los diseños de antes de la guerra y el Silver Shadow que vino a continuación: Y para muchos éste será siempre el típico Rolls: majestuoso y de líneas clásicas, flotando sobre el asfalto sin ruidos ni vibraciones, a bordo tan sólo se oía el tic-tac del reloj, según la leyenda. Además, sería la base del que hasta 1991 fuera el no-va-mas de la marca: el Phantom V y VI. 

100 iconos indispensables:
Producción: 7.365 unidades entre 1955 y 1966.

 

Los reyes de las pistas

La historia del automovilismo como deporte es casi tan antigua como la del mismo automóvil. Es el interés del ser humano por competir contra otros en cualquier disciplina que se nos ocurra. Y por supuesto la competición nos ha dejado también su porción de iconos que he incluido en este listado, no podía ser de otra manera…

 

Ferrari 250 GTO Con una carrocería bellísima y una mecánica creada para competir a cara de perro en los circuitos de medio mundo, el GTO es uno de los bólidos más versátiles de la historia, participando en todo tipo de carreras y ganando el campeonato GT en la clase de más de 2000cc en 1962, 1963 y 1964. Pero su trascendencia va mucho más allá: tras caer en la obsolescencia y ser vendido por un puñado de dólares, su cotización se ha ido elevando hasta los 70 millones pagados por uno en 2018. Sí, es el coche más caro del mundo.

100 iconos indispensables:
Producción: 36 unidades. 

 

Alpine A110 La carrera deportiva del A110 empezó en los ’60 ganando decenas de rallies franceses y europeos y culminó en 1973, año en que ganó el rally de Montecarlo y el campeonato del mundo de rallies. Clave para ello fue el concepto de chasis de acero tubular con carrocería de fibra de vidrio inspirado en Lotus y la sólida mecánica del Renault 8. Se fabricó en Dieppe (Francia) pero también en Valladolid (España), en México como Dinalpin, en Brasil como Willys Interlagos y en Bulgaria como Bulgaralpine.

100 iconos indispensables:
Producción: 7.176 unidades entre 1962 y 1977.

 

Lancia Stratos El Stratos fue el primer coche desarrollado desde el principio para participar en rallies y el resultado fue como de otra planeta, con ese diseño tan característico obra de Marcello Gandini de Bertone y el motor basado en el Dino V6 de Ferrar dispuesto en posición central para tener mayor tracción en las ruedas traseras. Con todo esto, el Stratos ganó los campeonatos del mundo de rally en 1974, 1975 y 1976 con Sandro Munari a los mandos, en total 17 victorias en el campeonato mundial y más de 40 en el europeo.

100 iconos indispensables:
Producción: 492 unidades entre 1973 y 1979.

 

Bugatti Type 35 El Type 35 consagró definitivamente a Ettore Bugatti quien combinó en él sencillez y ligereza con una obsesión por el gusto estético, marca de la casa. Tras un comienzo poco prometedor, el T35 pronto comenzaría a ganar y acabaría convirtiéndose en (probablemente) el coche de carreras más exitoso de la historia, con más de 1.000 victorias, ganando durante 10 años múltiples Gran Prix, varias Targa Florio y el primer Gran Premio de Monaco en 1929. Conócelo mejor aquí.

100 iconos indispensables:
Producción: unas 640 unidades entre 1924 y 1930 incluidos el Type 35, 37 y 39.

 

Ford GT40 Cuando el mismo día de la firma Enzo Ferrari rompió el acuerdo con Ford para venderle la mitad de su empresa, el enfado de Henry Ford III ¿??? fue monumental, así que encargó a sus ingenieros que desarrollaran un coche con el que vencer a la marca italiana, siendo su principal obsesión las 24 Horas de Le Mans. La venganza fue total y los carismáticos GT40 dominaron aplastantemente la escena entre 1966 y 1969, aunque por un precio desorbitado, aproximadamente unos 300 millones de dólares.

100 iconos indispensables:
Producción: 105 unidades entre 1964 y 1969.

 

Porsche 917 Los años sesenta y primeros setenta fueron la época dorada de las carreras y el Porsche 917 fue una de las máquinas más exitosas de aquellos años, aunque la revista Motor Sport fue más allá nombrándolo el coche de competición del siglo. Ganador de las 24 Horas de Le Mans, las 24 Horas de Daytona y el mundial de Sport Prototipos en 1970 y 1971 y luego la Can-Am americana en 1972 y 1973, año en que en una versión con 1.500 CV fue acaso el coche de competición más potente de la historia. Y esos colores de Gulf…

100 iconos indispensables:
Producción: 25 unidades del 917 (1969-70) y 12 del 917K (1970-71).

 

Hudson Hornet ’51 A finales de los ’40, las carreras de coches alcanzaban las plantas nobles de los fabricantes, que empezaron tímidamente a sacar modelos con motores más capaces. Hasta entonces estaba mal visto que empresas serias se involucraran en la competición. Hudson fue la primera, participando en los primeros días de la NASCAR para coche que en esos tiempos aún eran modelos de estricta serie. Durante tres temporadas entre el ’52 y el ’54 el Hornet fue prácticamente imbatible.

100 iconos indispensables:
Producción: 134.618 unidades entre 1951 y 1954.

 

Peugeot 205 Turbo 16 Fueron años locos los del denominado “Grupo B”, monstruos apenas gobernables por un puñado de pilotos valientes o temerarios, según cada cual. Con potencias de más de 500 CV para unos 900 kg por carreteras viradas de montaña en Córcega o sobre la nieve en Finlandia, fueron una combinación espectacular pero (en algunos casos) mortal, hasta el punto que en 1986 la FIA dijo que hasta aquí hemos llegado. De todos ellos quizás el Peugeot 205 T16 fuera el más “cool”.

100 iconos indispensables:
Producción: 200 unidades de calle para homologación y un puñado de competición.

 

Jaguar D-Type Hoy nos parece una belleza esculpida por las caprichosas manos de algún carrocero con un gusto excelente pero el D-Type es mucho más que eso. Su estructura monocasco inspirada en la tecnología aeronáutica fue una innovación radical en su momento, pero con esas curvas se buscó la máxima eficiencia aerodinámica. Esto, unido al legendario motor de seis cilindros, hizo que el conjunto dominara Le Mans durante tres años consecutivos entre 1955 y 1957.

100 iconos indispensables:
Producción: aproximadamente 71 y adicionalmente 16 en versión XKSS de calle.

 

Bentley “Blower” No ganó nada destacable pero irónicamente es el Bentley más conocido y uno de los coches británicos más icónicos. El “Blower Bentley” se basaba en el 4½ Litre, un coche pesado pero bastante equilibrado, al que se le implantó un compresor tipo “Roots”, en contra de la opinión del propio Bentley, que ya no mandaba en su empresa. Un verdadero Leviatán sobre ruedas, aunque sus problemas de falta de fiabilidad no llegaron a resolverse.  Conócelo mejor aquí.

100 iconos indispensables:
Producción: de las 720 unidades del Bentley 4½ Litre, 55 recibieron el compresor entre 1929 y 1931.

 

 

Limusinas

En principio, un automóvil de clase media de tres volúmenes y cuatro puertas no sería lo más excitante que nos ofrece la historia del automovilismo. Pero incluso en esta categoría encontramos ejemplos dignos de estar en un top 100 – y hasta en un top 10. Ya sea por diversión de conducción, diseño o la trascendencia social que tuvieron en su momento, aquí están algunos de los clásicos más queridos…

 

Mercedes-Benz W123 Para muchos, éste es el último “verdadero” Mercedes en el sentido de que no se construyó tan bueno como fuera necesario sino tan bueno como se pudiera. Los mejores testigos de su solidez fueron los taxistas alemanes, quienes les hicieron cientos de miles de kilómetros a plena satisfacción, sobre todo en (leeenta) versión diesel. Y hoy en día ya son taxistas en África y Oriente Medio los que los siguen disfrutando, también en (en su día carísimo pero muy apreciado) formato familiar.

100 iconos indispensables:
Producción: unos 2,7 millones de unidades entre 1975 y 1986.

 

Peugeot 504 Aquí tenemos al presunto rey (automovilístico, se entiende) de África: aún hoy en día circulan miles como taxis por medio continente pero aquí fue también donde cosechó sus mayores éxitos en competición, ganando el Rally Safari en Kenia en 1975, el de Marruecos, el de Costa de Marfil. Y qué decir de sus cualidades estéticas… aún hoy en día resulta un triunfo de diseño, con sus líneas claras y originales y la forma única de los faros y las luces traseras.

100 iconos indispensables:
Producción: 3.711.556 unidades desde 1968 y hasta 1983 en Francia y en Nigeria hasta… 2005! Foto: PSA.

 

Citroën Traction Avant Aunque en España el “Once Ligero”, en el resto del mundo se lo conoce como “Traction Avant”, por una de sus características técnicas más destacables e innovadoras: la tracción delantera, aunque también vino con una de las primeras carrocerías auto portantes de la historia, lo que le permitía ir más pegado al suelo y así ser más estable que la competencia. El coche fue la primera obra maestra del ingeniero André Lefèbvre y del escultor y diseñador Flaminio Bertoni, los dos genios que luego nos dejarían el Citroën DS.

100 iconos indispensables:
Producción: 759.111 unidades entre 1934 y 1957.

 

Citroën DS Cuando apareció en 1955 fue algo nunca visto antes (ni después) en un coche de serie, con una línea sin adornos superfluos, con las ruedas traseras casi tapadas, el volante con su único radio, embrague automático… y esa suspensión hidroneumática que lo hacía tan tremendamente cómodo. Para muchos fue demasiada innovación (las exportaciones nunca funcionaron) pero los franceses enseguida lo hicieron suyo y lo apodaron la “diosa”, resultado de pronunciar las letras DS en la lengua gala: déesse.  Conócelo mejor aquí.

100 iconos indispensables:
Producción: 1.456.115 unidades entre 1955 y 1975. Foto: Citroën.

 

Lancia Lambda El Lambda llegó al mundo de los bastidores de “escalera” con un chasis autoportante gracias al cual se reducían el peso y la altura del vehículo, haciéndolo más estable que sus competidores. Fue el primer coche de gran serie fabricado así pero aparte trajo otra novedad en forma de la suspensión delantera independiente. Por cierto, cuesta entender que nuevas empresas empleen años y millones en dar a conocer su marca mientras otras con prestigio centenario como Lancia se dejan morir lentamente.

100 iconos indispensables:
Producción: aproximadamente 13.003 unidades entre 1923 y 1931.

 

Volvo Amazon Hay marcas que necesitan décadas para labrarse una reputación y (ya, para nota) una leyenda, pero Volvo logró todo esto con el Amazon. Un diseño elegante, atemporal y con un toque deportivo y un interior que parecía sacado de un Mercedes combinados con la legendaria fiabilidad y solidez de la marca.. y la innovadora seguridad: pruebas de colisión durante el desarrollo, cinturones de seguridad de tres puntos, reposacabezas… La guinda: un marketing brillante e innovador que les abrió el mercado americano. Conócelo mejor aquí.

100 iconos indispensables:
Producción: unas 670.000 unidades entre 1956 y 1970.

 

Tatra T603 Ya se sabe que los altos cargos del partido comunista no podían moverse de un lado a otro en cualquier vehículo, no señor. En Checoslovaquia se movieron durante muchos años en este automóvil intrigante y sorprendente cuya marca es un homenaje a la preciosa cordillera centroeuropea. Pero si el diseño del T603 ya era inaudito (algunos dirían “bizarro), lo que venía debajo no lo era menos: un gran ocho cilindros montado… en la parte trasera, al estilo del Volkswagen Escarabajo.

100 iconos indispensables:
Producción: 20.422 unidades fabricadas artesanalmente entre 1956 y 1975.

 

Lexus LS 400 A mediados de los ochenta Toyota decidía competir a nivel mundial con Mercedes y BMW en el segmento de las limusinas representativas. Primero pensaron en comprar una marca existente pero  finalmente desarrollaron un coche propio partiendo de cero. Y lo que ofrecieron al público en 1989 dejó en evidencia a los alemanes con una calidad de acabados y una suavidad de marcha como de otro planeta. Y es que el LS400 y sus más de 1.000 millones de inversión estaba desarrollado sin reparar en costes.

100 iconos indispensables:
Producción: 180.000 unidades entre 1989 y 1994. Foto: Toyota.

DH