Mini, pequeñajo universal


El Mini, este pequeñajo y divertido utilitario, se ganó un sitio de honor en la historia de la automoción, trascendiendo prejucios y clases sociales

Egipto, 1956. Ni más ni menos. Tras un golpe de Estado, el nuevo gobierno ha nacionalizado el Canal de Suez, por donde pasan muchos barcos y sobre todo los petroleros que vienen a Europa desde el Medio Oriente, evitando así tener que rodear África. Hasta ahora, ingleses y franceses habían controlado el Canal, así que ante las nuevas circunstancias pensaron que lo mejor era… pues invadir Egipto, claro que sí.

Austin Mini

Pero la cosa no acabó aquí, EEUU y la URSS hicieron valer su poder como nuevas superpotencias mundiales y a raíz de la contienda el Canal de Suez estuvo cerrado durante seis meses. Seis meses durante los cuales las refinerías europeas se vieron desabstecidas, dando lugar a la primera crisis del petróleo y un pequeño cataclismo en la industria del automóvil….

La gasolina se tuvo que racionar e incluso bajaron las ventas de automóviles y fue entonces cuando en Alemania se volvieron populares los micro coches tipo Isetta y compañía. Sin embargo, los mandamases de la British Motor Corporation (BMC) decidieron que ya estaba bien de tanto micro coche y que había llegado el momento de diseñar y construir un auténtico coche pequeño, práctico, barato y por favor, que consuma muy poquito.

Radiografía del Mini

Así que Sir Alec Issigonis y el resto del equipo de ingenieros de la BMC se pusieron manos a la obra. Famosa es la anécdota de Issigonis dibujando por primera vez en la servilleta de un bar el concepto del Mini, que luego años más tarde sería la configuración básica que siguen teniendo la inmensa mayoría de utilitarios que conducimos, con la tracción delantera y el motor dispuesto en posición transversal.

Descubriendo el Mini

Con estas dos características, nada comunes en la época, el cochecito que diseñaron Issigonis y su equipo ya era un prodigio de aprovechamiento del espacio, pero no pararon ahí… Además, dispusieron la caja de cambios debajo del motor, lubricada con el mismo aceite. La suspensión no fue de muelles de acero sino de bloques de goma, lo que hacía al coche muy duro pero también muy estable. Dispusieron ventanas correderas para prescindir del mecanismo para subirlas y bajarlas.

Ese fantástico y eficiente interior del Mini
Ese fantástico y eficiente interior

Las puertas se abrieron con una cuerda y finalmente las bisagras y las soldaduras de la carrocería fueron externas para simplificar y ahorrar costes. Todo esto y otros detalles como las pequeñísimas ruedas colocadas en los extremos de la carrocería permitieron que el Mini midiera poco más de tres metros, que pesara apenas unos 600 kilos y que el 80% del espacio quedara disponible para pasajeros y equipaje.

Variantes y Versiones del Mini

Fruto de los avatares de la industria automovilística británica, el Mini tuvo muchos nombres durante su larga vida. En los primeros años se llamó Morris Mini Minor, Morris 850 y Morris Mini a secas, pero también Austin Mini, Austin Seven y Austin 85. Durante los años ’60 el Mini se convirtió en un icono británico, siendo probablemente el primer coche relativamente económico comprado y usado por casi todos los estratos sociales.

También fue muy apreciado por artistas, estrellas de cine y hasta la estirada aristocracia británica, así que desde 1969 “Mini” se convirtió en una marca propia, tal era la repercusión e importancia que había adquirido. Finalmente en los años ‘80 se llamó de nuevo Austin Mini y desde 1988 se vendió como Rover Mini. 

Austin Mini Clubman (1970's) | Foto: autoviva.com
Austin Mini Clubman (1970’s) | Foto: autoviva.com

El Mini también tuvo varias versiones. Así, aprovechando otra marcas que convivían junto a Austin y Morris bajo el paraguas de la British Motor Corporation, en un acto flagrante de badge engineering (es decir, plantarle distintos emblemas a lo que básicamente es el mismo coche), el Mini se vendió en versión lujosa como Wolseley Hornet y como Riley Elf.

Riley Elf | ICON ROAD

Hubo también una variante con carrocería “familiar” y dos puertas traseras simétricas que se vendió entre el ’61 y el ’69 como Morris Mini Traveller y también como Countryman, que en versión panelada sin ventanillas traseras se vendió como Mini Van para pequeños transportes comerciales. El Mini Moke fue una versión desarrollada para el ejército que acabó en los resorts vacacionales de las playas del Caribe y del que se fabricaron unas 60.000 unidades entre 1964 y 1989.

Morris Mini Countryman (1960's)
Morris Mini Countryman (1960’s)

También se produjo durante un tiempo un Mini Pick-up, estilo furgoneta norteamericana con portaequipajes trasero abierto. Tampoco podemos olvidar el Mini Clubman, con un frontal más cuadrado y que en un principio se ideó como Mini modernizado para sustituir al original, pero que dejó de fabricarse en 1980 – no tenía su estilazo. Finalmente, el Mini Cooper tuvo tal impacto que mejor dedicamos le dedicamos un artículo aparte.

The Italian Job

Este momento lo estaba yo esperando: no podemos recorrer la historia del Mini sin mencionar una película, icónica donde las haya. Hablo, por supuesto, de The Italian Job (1969), estrenada en España como “Un trabajo en Italia” y en Suramérica como “Faena a la italiana”. De la primera escena con el Lamborghini danzando por un puerto de montaña alpino os hablaré cuando toque, pero en este artículo los protagonistas, aparte de un legendario Michael Caine, son tres Mini Cooper, pintados de rojo, blanco y azul respectivamente. 

The Italian Job

En Gran Bretaña esta película forma parte de la cultura popular, incluyendo naturalmente la banda sonora y la escena de la huida de los Minis por distintos escenarios en la ciudad de Turín entre el caos circulatorio es digna de ver, no sólo por aficionados de los Mini. Por cierto que el atasco que sale fue real: las autoridades rechazaron cerrar las calles pero según cuenta la leyenda la Mafia del lugar intervino bloqueando zonas enteras de la ciudad para facilitar la filmación. Dieciséis Minis se usaron para la filmación y todos acabaron abandonados por el equipo de rodaje y posteriormente desguazados.

Sir Alec Issigonis

Genial ingeniero, diseñador del Mini y otros productos de la BMC incluyendo el Morris Minor, curiosamente Sir Alec Issigonis no era muy hábil en matemáticas y tuvo que hacer tres veces el examen final de carrera. Y eso que había acabado estudiando en Inglaterra casi de milagro… Issigonis había nacido en la actual Turquía, que en 1919 era invadida por tropas griegas y cuando el recién desmoronado Imperio Otomano respondió contraatacando se produjo el gran incendio de Smyrna, en el que murieron miles de personas. Siendo griegos con pasaporte británico, la familia Issigonis fue evacuada antes del incendio pero su padre no pudo sobrevivir. 

Sir Alec Issigonis con dos de sus retoños
Sir Alec con dos de sus retoños

Issigonis fue un tipo especial, un pensador independiente que despreciaba las convenciones y al que no gustaba que le aconsejaran. Por ello se le atribuye (aunque no está comprobado) la frase “un camello es un caballo diseñado por un comité”. Desde 1969 le debemos llamar Sir Alec Issigonis, ya que la reina Isabel II lo condecoró Caballero por los servicios prestados a Gran Bretaña.

Epílogo

En los años ’80 el Mini estaba empezando a morir y para mantenerlo a flote se lanzaron ediciones especiales que mantuvieran el interés del público lo suficiente para que la producción siguiese siendo rentable. En 1994, tras décadas de apasionantes fusiones y adquisiciones en la peculiar industria británica del automóvil, BMW acabó comprando el Grupo Rover, se quedó con los derechos de la marca y en el año 2000 lanzó un Mini completamente nuevo.

Hasta entonces se habían fabricado unas 5.350.000 unidades en fábricas de Reino Unido, Australia, España, Bélgica, Chile, Italia, Malta, Portugal, Sudáfrica, Uruguay, Venezuela y Yugoslavia. El nuevo era más grande y no tenía nada que ver técnicamente con el original, pero ambos compartieron dos características: la de no tener clase social y la de ser más divertido de conducir que el resto de coches del mercado.

DH

SaveSave

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *