Mi MX-5, diario de a bordo #18


En esta serie de artículos lo cuento todo sobre la compra, mantenimiento y disfrute de mi Eunos Roadster, un Mazda MX-5 llamado Puck…

Tras casi 30 años, nuestro Puck se merecía un tratamiento de rejuvenecimiento y quién mejor que los expertos de Carpetana Motor para llevarlo a cabo. Mi nuevo taller preferido, por cierto. El caso es que éste es el aspecto que presentaba la plaza de aparcamiento del pequeñajo…

Manchas de aceite plaza de aparcamiento

…y una reciente inspección en el ‘teller’ confirmaba que había múltiples pérdidas de aceite, así que decidí no esperar más y le pedí que hicieran su “magia”. Y como aparte del impecable trabajo Jorge me iban mandando videos, puedo dejar por aquí algunas imágenes de las tripas del bichejo con sus achaques y los remedios. En algunas imágenes he destacado con un círculo rojo las evidencias de pérdidas de aceite.

Para empezar, la ‘campana’ de la caja de cambios tenía pérdidas apreciables en el exterior (foto 1), así como en el retén de la punta de la caja de cambios (foto 2). Se aprovechó para cambiar el bombín esclavo del embrague (foto 3). Por el contrario, el retén del embrague estaba también bastante nuevo pero se cambió por asegurar un montaje óptimo de todo el conjunto (foto 4):

Embrague y caja de cambios 1

En este caso, como orientación, el círculo rojo indica el orificio en el que encaja la palanca de cambios (foto 1). El embrague estaba aun nuevo y no hizo falta cambiarlo (foto 2). El interior de la campana estaba también bastante afectado, aunque en la foto ya sale limpio-limpísimo (foto 3):

Carpetana: Embrague y caja de cambios 2

La junta del cárter también tenía alguna fuga (foto 1) y por supuesto en el mismo se acumulaba el aceite viejo que no sale en los cambios (foto 2 y 3). También la ‘chupona’ estaba sucia, como era de esperar (foto 4):

Carter y chupona sucios

Pero ahora gracias a Carpetana, tanto la ‘chupona (foto 1) como el cárter (foto 2) están ‘como la patena’. En la foto 3 dejo una vista parcial del cigüeñal y las bielas:

Carpetana: Carter y chupona limpios

Por cierto, al hacer una inspección general se detectó que el soporte izquierdo del motor (foto 1) estaba partido, así que se sustituyó. El derecho (foto 2) está algo envejecido pero entero y sigue cumpliendo su función.

Soportes del motor

Lo siguiente ha sido abrir la tapa de balancines. Como se aprecia, los tornillos de la misma estaban bastante encharcados (foto 2), así como la parte inferior (foto 3) y la zona de la junta (foto 4):

Carpetana: Tapa de balancines

La correa de distribución también necesitaba de un ajuste, y eso que se había cambiado hace dos años. Por un lado, no estaba tensada correctamente (foto 1) pero es que además tenía medio diente mal calado (foto 2). Se aprecia además que el tensor estaba a tope y no cumplía su función (foto 3). Por lo demás, los retenes de la distribución también perdían aceite (fotos 4 y 5). 

Correa de distribución

Finalmente se aprovechó para cambiar la junta del CAS, por donde también salía aceite (foto 1):

Carpetana: CAS y motor terminado

Aquí encima he dejado también una imagen del motor ya con todo en su sitio, antes de limpiar. No pongo el sonido pero confirmo que ahora suena tremendo, ¡muchas gracias, Carpetana Motor!

DH