Estos coches cumplen 30


Un vistazo a los coches que este año cumplen los treinta, uno de los requisitos para que se puedan considerar y matricular como históricos

Con las ganas que tenía yo de ver un Renault Twingo con matrícula histórica, JUSTO este año cambia la legislación. Sí, hasta ahora, la edad mínima para que se pudiera solicitar el registro de un automóvil como histórico era de 25 años. Sin embargo, este límite no se correspondía con lo habitual en el resto de países europeos ni con lo que preconiza la Federación Internacional de Vehículos Antiguos FIVA) que nos dice que por “vehículo histórico” nos referimos a un vehículo de carretera de propulsión mecánica con al menos 30 años de antigüedad, conservado y mantenido en condiciones históricamente correctas y no utilizado como medio de transporte diario.

En fin, para estrenarnos con la ley revisada, que entra en vigor el 20 de mayo, he pensado que sería interesante echar un vistazo a los automóviles que cumplen 30 años en 2018. Con alguno seguro que tú… sí, tú… te quedarás sorprendido (“¿tanto tiempo ha pasado?”)… aunque a lo mejor tú… sí, tú… aún no habías nacido…

 

Audi V8 

Con este modelo comenzó el ataque de Audi a Mercedes-Benz y también a BMW, que ya tenía su Serie 7 bastante consolidado. Los de Ingolstadt sabían que sería una carrera de fondo así que comenzaron implantando un ocho cilindros en el 200. La tracción permanente fue un argumento de venta adicional que la competencia no tenía, pero aún así, el V8 no tuvo éxito, posiblemente por que no dejaba de ser un 100 que ha tomado esteroides. Pero fue el primero de una dinastía y hoy en día se puede decir que la estrategia a largo plazo acabó funcionando. Los V8 aún se cotizan bajo: entre 3.000 y 10.000 euros, según su estado.

 

BMW Z1

Quizás el coche más peculiar que nos hayan presentado los de Munich, con esa carrocería que hoy en día sigue pareciendo más moderna que otros coches mucho más jóvenes. Además de las vistosas puertas, el Z1 ofrecía un chásis para enamorarse, una dirección perfecta y esa caja de cambios tan suave y precisa, pero una crítica que recibió fue unánime: el elástico motor de 170 CV proveniente del 325i no daba las prestaciones que se esperaban, dado el peso del coche. Aún así, el Z1 es ya un clásico cotizado: en buen estado superan los 50.000 euros – y subiendo.

 

Jaguar XJ-S Cabriolet 

Los primeros años del Jaguar XJ-S Coupé no fueron muy halagüeños por las comparaciones con el icónico E-Type, el coche más bonito del mundo según el mismo Enzo Ferrari. Sin embargo, el diseño fue cuajando y pronto el público demandó una versión descapotable, que se hizo esperar muchos años. Cuando llegó, lo hizo con un techo desarrollado por Karmann y una belleza instantáneamente clásica. Hoy en día estos coches aún están infravalorados y en buenas condiciones no deberían costar más de unos 25.000 euros.

 

Maserati Karif

Unos años después de comprar Maserati, Alessandro de Tomaso lanzó al mercado el Biturbo, que resultó ser un coche relatívamente atractivo en un principio, aunque con los años fue ganándose una pésima reputación debido a los pobres acabados y bajísima fiabilidad. El Karif fue el enésimo intento de animar las ventas y era un extraña versión del Spider con techo fijo. Se hicieron solamente 200 unidades, de ahí que su precio esté ahora entre unos 20.000 y 30.000 euros – sólo para valientes.

 

BMW M3 Cabriolet

Llegado un momento, los de BMW pensaron que sería una buena idea ofrecer una versión descapotable del primer M3. Sin embargo, el público no pensó lo mismo, quizás sobre todo a causa del precio, de 90.000 marcos alemanes cuando un 325i Cabrio costaba poco más de la mitad. Así que sólo se hicieron unas 800 unidades, lo que lo convierte hoy en día en un clásico muy cotizado, rondando los ejemplares en buen estado los 80.000 euros – sip, más que el Z1.

 

Volkswagen Corrado

No fue un exitazo de ventas y de hecho, la compañía dejó de fabricarlo en 1995 tras 97.521 unidades, sin darle un sucesor. Su principal defecto: un precio excesivamente alto, aunque a cambio recibías un chasis sublime y un cuatro cilindros con el par motor de un seis cilindros, gracias al peculiar compresor “G”, una solución técnica casi única en la historia del automóvil y, bueno… no precisamente fiable. Al Corrado se lo recuerda también por batir al Porsche 924 en las comparativas. Actualmente ya se cotizan a unos 10.000 euros.

 

Buick Reatta

El Reatta salió al mercado a la caza de compradores jóvenes, para los que se suponía que su novedosísima pantalla táctil e instrumentación digital debía ser lo más de lo más. No lo fue. La pantallita fue sustituida por mandos mas convencionales después de un año y tras cuatro años y tan sólo 21.000 unidades, General Motors dijo que ya estaba bien.

 

Cizeta-V16T

Aquí hago un poco de trampa por que el Cizeta se presentó en 1988 pero por diversos problemas la “producción” no empezó hasta el año siguiente. Aún así lo meto aquí para animar un poco la lista, por que la verdad es que lo que queda es todo menos excitante. Según la leyenda, el dramático diseño de Marcello Gandini estaba destinado a reemplazar el Lamborghini Countach, pero la mayor peculiaridad está bajo el capó, en forma de (atención) un motor de 16 cilindros a 180º en posición transversal.

 

Fiat Tipo 

En 1988 aún se podía encontrar en las tiendas el venerable Fiat Ritmo, cuya tecnología aún se basaba en gran parte en el Fiat 128 de 1969, pero aquí llegaba el Fiat Tipo, con su diseño angular, muy acorde con los tiempos. El amplio espacio interior junto a otras cualidades como la carrocería parcialmente galvanizada para evitar la corrosión hicieron que ganara el premio al “Coche del Año” en 1989. Su mayor defecto: los crash test no eran lo suyo.

 

Renault 19

Se hicieron 5,9 millones hasta 1999, así que este modelo tardará aún mucho (pero MUCHO) en convertirse en clásico. Pero su importancia es innegable para la marca francesa, que invirtió cientos de millones en su desarrollo y acudió al célebre Giugiaro para su diseño. Hoy en día, se consiguen por unos 1.500 euros en buen estado.

 

Opel Vectra

Otro modelo que tiene que esperar muuucho para que sea considerado “clásico” o incluso “youngtimer”. Quizá sea por que el diseño aún parece moderno, desde luego mucho más que su antecesor, el Ascona.

 

Suzuki Vitara

La fiebre de los SUV aún no había llegado pero su estética ya se dirigía a jóvenes urbanitas que buscaban algo con lo que diferenciarse delante del bar de copas de moda el sábado por la noche. Aún así, bajo la carrocería el Vitara era un todoterreno de la vieja escuela y la cruda suspensión y el alto centro de gravedad no lo hacían precisamente cómodo para ir por carretera.

 

VW Passat B3

Con un diseño cuestionable sobre todo por carecer de calandra, la tercera generación del Passat fue naturalmente un nuevo éxito para la marca alemana, sobre todo por la amplitud interior y nuevos motores. Hoy en día se consiguen por unos mil-y-pico euros.

 

BMW Serie 5 (E34)

En la época se comenzaba a dar cada vez más importancia a la aerodinámica y consecuentemente su apariencia fue mucho más moderna que la de su antecesor y también en seguridad y confort fue sin duda impecable, con versiones familiar y 4×4 incluidas, aunque por ahora es dudoso que despierte pasiones en concentraciones de clásicos – aunque el M5…

Fotos: Audi, BMW, FCA, Renault, JaguarLandRover, Suzuki, Volkswagen, GM

DH

SaveSave

SaveSave

SaveSave

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *