Los clásicos más ‘cool’


Una recopilación de coches clásicos que casi cualquiera podría considerar como ‘cool’, un anglicismo que viene a definir cada una de estas maravillas

En estos artículos no soy muy amigo de usar anglicismos pero aquí es difícil encontrar en castellano una palabra equivalente. ¿Qué significa que un coche sea ‘cool’? Podríamos decir que es un coche genial o guay, aunque esto ya se queda corto. En la práctica, cuando se dice que algo es ‘cool’ se intenta expresar que está de moda, que es moderno y elegante, aunque también crea tendencia y tiene cierta connotación de estilo, es decir, cierto refinamiento, gusto, elegancia o distinción.

Por otro lado, es interesante también el hecho de que ser ‘cool’ implica para muchos ser real, en el sentido de ser diferente sin importar lo que piensen los demás. Cuando algo es ‘cool’ tiene un estilo propio.

Naturalmente, aquí no están todos los que son (ni mucho menos) y los gustos en cuanto a estética, actitud y estilo van cambiando con el tiempo, pero acaso podríamos decir que estos modelos ya siempre lo serán…

Mercedes W111 Coupé 

El Mercedes-Benz 250SE (W111) fabricado en versión Coupe & Cabrio es para muchos uno de los coches más elegantes fabricado por la marca de la estrella. Manteniendo el mismo chasis sin acortar la limusina, el coupé y el cabrio tenían cuatro veces más piezas hechas de forma artesanal y en general este modelo fue el último fabricado casi en su totalidad a mano, de ahí que costaran el doble que la limusina. Se hicieron 32.80 unidades entre 1959 y 1968. 

Los clásicos más cool: Mercedes W111 Coupé
Mercedes-Benz 280SE Coupe de 1969 vendido en Arizona 2020 por 90.720 $ | Bonhams

Ferrari Testarossa

Hay coches que se convierten en todo un símbolo de su época y éste clavó el espíritu extrovertido de la época, de luces de neón y brokers sin escrúpulos de Wall Street. Todo un triunfo del diseño italiano y aún hoy en día resulta moderno. Se hicieron 7.177 unidades entre 1984 y 1996, incluyendo las denominaciones Testarossa, 512 TR und 512 M .

Ferrari Testarossa
Ferrari Testarossa de 1991 | Bonhams

Mazda Cosmo (L10A/B)

A finales de los ’60 Mazda también quiso sacudirse el tópico de fabricante de utilitarios y el resultado fue el primer Cosmo, un bellísimo coupé inspirado en la moda europea y americana de la época pero con una fuerte identidad propia y uno de los primeros coches de serie en llevar un motor Wankel (o rotativo) doble, aunque hablar de “serie” en este caso es un poco exagerado ya que su producción fue totalmente artesanal. Se hicieron 1.176 unidades entre 1967 y 1972.

Los clásicos más cool: Mazda Cosmo (L10A/B)
Mazda Cosmo | Mazda

Hispano Suiza H6

El H6 o “Tipo Paris” fue la obra maestra del ingeniero Mark Birkigt y el primer modelo de la marca en lucir la icónica cigüeña volante. Los carroceros más afamados del momento se disputaron a los clientes para poder “vestir” este prodigio mecánico, media tonelada más ligero que los de la competencia, con su innovador motor, la suave dirección, la sublime suspensión – y su novedoso sistema de servofreno del que la propia Rolls Royce acabaría comprando la licencia. Se hicieron 2.350 unidades fabricadas en París y 555 en Barcelona (como T49 y T56) entre 1919 y 1933.

Hispano Suiza H6
Hispano-Suiza T56 Bis Berline de 1933 con carrocería de Fiol 1933 de la subasta Villa Erba 2019 | RM Sotheby’s

Iso Grifo

La combinación de estilo italiano y motor americano V8 musculoso siempre ha resultado atractiva, pero aquí en el Grifo alcanzó para muchos su punto culminante. El diseño es de Giorgetto Giugiaro y los motores fueron un Chevrolet small-block 327 para la primera serie de 7,4 litros para la segunda y una última producción corta montó un Ford Boss 351 (5,8 litros). La compañía cesó sus operaciones en 1974 tras declararse en bancarrota. Se fabricaron 413 unidades entre 1963 y 1974, incluyendo cuatro unidades de la segunda serie en versión Targa. 

Los clásicos más cool: Iso Grifo
Iso Grifo Crónicas Subastas Rétromobile 2020 RM Sotheby’s 1967 Iso Grifo GL Series I de 1967 vendido en Rétromobile 2020 por 275.000€, de 1966 vendido en Monterey 2017 por 302.500€ y de 1968 vendido en Amelia Island 2019 por 362.500€ | RM Sotheby’s

Lincoln Continental ’61

Más de cinco metros de largo por dos de ancho de diseño profundamente “cool” sólo disponible con cuatro puertas, en versión limusina o descapotable, con esas características puertas traseras opuestas. A ello se unía una exquisita revisión de cada unidad al final de la línea de producción que le dio la reputación de ser el automóvil de serie más refinado de su época. La triste muerte de JFK en el atentado de Dallas alimentó la leyenda. Se hicieron 334.345 unidades entre 1961 y 1969, de las cuales un 10% fueron descapotables.

Lincoln Continental ’61
En las dos fotos de debajo: Lincoln Continental Convertible de 1963 y Sedan de 1963 | RM Sotheby’s / Blackhawk Collection

Jaguar XK140

Los cañones aún humeaban en Europa como quien dice cuando Jaguar presentó su nuevo modelo XK120 en 1948, siendo 120 su velocidad máxima expresada en millas. Aunque la carrocería se antojaba en cierto modo anticuada con los guardabarros y faros sólo parcialmente integrados, el modelo tuvo gran éxito en el segmento, sobre todo en EEUU. El 140 se presentó con ciertas modificaciones en 1954 y en 1957 apareció la última iteración, el 150. El motor seis cilindros en línea que montaba se fabricó por cierto (con ciertas modificaciones, lógicamente) hasta 1992. Entre 1948 y 1961 se produjeron 12.078 XK 120, 8.884 XK 140 y 9.395 XK 150. 

Los clásicos más cool: Jaguar XK140
Jaguar XK 140 DHC de 1955 | Pandolfini Casa d’Aste

Lamborghini Miura

Una belleza atemporal, dio el pistoletazo de salida a los supercoches con motor central, aunque su comportamiento a altas velocidades era un tanto inestable, pero eso hoy en día ya da igual.  Se hicieron 764 unidades entre 1966 y 1973. 

Lamborghini Miura
Lamborghini Miura P400 SV Speciale de 1971 vendido en la subasta Passion of a Lifetime 2020 por 3.207.000 libras, Miura S de 1969 ofrecido en Arizona 2020 y Miura P400 de 1968 | Gooding / Bonhams / RM Sotheby’s

Delage D8

A pesar de su innegable calidad y la buena labor de los exquisitos carroceros parisinos de la época, su lanzamiento inmediatamente después del crac del ’29 impidió que se vendiera en números significativos. Con la venta de la mansión que Louis Delage tenía en los Champs-Élysées se alivió por un tiempo la penosa situación de la compañía, pero no sobreviviría a la guerra. Se hicieron unas 100 unidades entre 1929 y 1939. 

Los clásicos más cool: Delage D8
Delage D8S ‘Conduite Intérieur’ Coupé de 1933 vendido en Monterey 2017 por 649.000 € | Bonhams

Porsche 356 ‘Outlaw’

Rod Emory empezó restaurando unidades de Porsche 356 a finales de los 80, aunque añadiendo toques personales como faros antiniebla integrados en la carrocería o cinturones de cuero para cerrar el capó. En aquella época este modelo ya era un clásico y a los puristas lo que hacía les ponían los pelos de punta, así que Emory acuñó para sus creaciones el apodo “Outlaw” o “fuera de la ley”. Desde entonces el término se volvió genérico para cualquier 356 modificado y muchos se dedican a semejante “sacrilegio”, pero las unidades modificadas por Emory tienen una calidad por encima del resto – y las prestaciones: pensad en 200 CV para unos 850 kg. 

Porsche 356 ‘Outlaw’
Porsche 356 Outlaw | Emory

Lamborghini Countach

Hay coches que son la expresión de una época y éste tan radical, diseñado por Marcello Gandini, marcó dos: primero en los ’70 con su diseño radicalmente innovador y luego en los ’80, cuando se convirtió en el icono de toda una generación, el “coche del póster” que muchos adolescentes de la época tuvimos en la pared de nuestro cuarto. Se hicieron 1.976 unidades entre 1974 y 1990. Descubre la historia del Countach aquí.

Los clásicos más cool: Lamborghini Countach
Lamborghini Countach LP400 S de 1979 vendido en Arizona 2017 por 429.000 $, Countach 5000 QV de 1987 ofrecido en Villa Erba 2017 y Countach LP400 S de 1981 vendido en Monterey 2018 por 516.500 $ | RM Sotheby’s

Jaguar E-Type

A estas alturas ya casi todos hemos oido que en su lanzamiento Enzo Ferrari lo llamó “el coche más bonito del mundo”. Quizás exageraba, pero tampoco tanto: admirad sino ese morro perfecto con los parachoques envolventes y los sensuales faros carenados, ese capó interminable con el abultamiento central y las salidas de aire, la cabina corta y acogedora y ese maletero afilado rodeado por el parachoques cromado y esos pilotos filigranos.

Miradlo de frente y los guardabarros son dos cilindros casi completos y de perfil las brillantes llantas de radios casi hacen que el coche flote sobre el asfalto. Además, la mecánica, basada en principio en el D-Type que ganó Le Mans, no decepcionaba, con motores y un chasis que hacían del E-Type un deportivo serio con prestaciones a la altura de lo que prometía la estética. Y finalmente, sí señor, la guinda en forma de un precio más que contenido: menos de la mitad que un Ferrari de la época. Se hicieron 72.515 unidades entre 1961 y 1975 (S1: 38.419 (61-68), S2: 18.809 (68-71), S3: 15.287 (71-75)

Jaguar E-Type
Jaguar E-Type Series I Roadster y Series I 4.2 Coupe ofrecido en Scottsdale 2021 | Worldwide Auctioneers / Bonhams

Ford Mustang Fastback

Hay otros coches clásicos americanos más espectaculares, potentes o bonitos, pero algo tendrá el Mustang de esta primera generación para que en los últimos años aparezca consistentemente como el clásico más buscado en internet en EEUU… y sí, abrid mucho los ojos… también en Europa. ¿La fórmula? Agresivo pero sin demasiados adornos, con proporciones clásicas gracias un alargado morro que alberga motores rugientes pero sencillos de mantener.

Los clásicos más cool: Ford Mustang Fastback
Ford Mustang Fastback de 1967 y Mustang Boss 429 de 1969

Y unos precios en general contenidos, esas versiones de Carrolll Shelby y Steve McQueen en «Bullitt». Madre mía. Finalmente, la crisis del petróleo de 1973 acabó con él y el resto de «pony cars». Se hicieron casi tres millones de Mustang entre 1964 y 1973, de los cuales dos millones corresponden a la versión previa a los re-styling del ’69 y del y sólo 105.706 unidades del Fastback del 67/68. Descubre todo sobre los ‘Muscle cars’ americanos aquí.

Jaguar XJ Coupé

Esta poco conocida maravilla se presentó en plena crisis del petróleo en 1973 y dos años después fue lanzada al mercado. A la suavidad de la limusina, esta versión añadía un bonita carrocería sin poste central que extrañamente hoy en día aún se cotiza a precios más que aceptables – que en el futuro deberían ir creciendo. Todos llevaron techo de vinilo ya que la torsión hacía que la pintura de la época, de escasa calidad, se agrietara en poco tiempo. La competencia del XJ-S acabó con él en 1977, después de tan sólo 10.426 unidades fabricadas, incluyendo 2.084 en versión Daimler. 

Jaguar XJ Coupé
Jaguar XK Coupé ‘Restomod’ | Carlex Design

Mercedes-Benz 300 SL

A principios de los ’50 Max Hoffmann, influyente importador de coches de lujo en EEUU, sugirió a los de Stuttgart fabricar una versión de calle del 300 SL de carreras que venía ganando competiciones como las 24 Horas de Le Mans o la Carrera Panamericana. Los conservadores ejecutivos alemanes fueron muy reticentes al principio pero finalmente crearon uno de los coches más icónicos de la marca de la estrella. Se hicieron 1.400 unidades entre 1954 y 1957.

Los clásicos más cool: Mercedes-Benz 300 SL
Mercedes-Benz 300 SL Coupé de 1955 ofrecido en Arizona 2017, Coupé de 1954 vendido en Amelia Island 2017 por 1.358.500 $ y Roadster de 1957 vendido en Amelia Island 2020 por 995.000 $ | RM Sothebys / Gooding

Cuando apareció el DS, la idea que se tenía de un coche aerodinámico era uno con aletas traseras y aditamentos aeroespaciales, al estilo de los grandes coches americanos. Pero lo que Citroën lanzó al mundo en 1955 era algo nunca visto antes (ni después) en un coche de serie, con una línea pura, sin adornos superfluos, con las ruedas traseras casi tapadas, el volante con su único radio, embrague automático… y esa suspensión hidroneumática que lo hacía tan tremendamente cómodo.

Citroën DS

Para muchos fue demasiada innovación pero los franceses enseguida lo hicieron suyo y lo apodaron la “diosa”, resultado de pronunciar las letras DS en la lengua gala: déesse – los argentinos, menos sutiles, lo llamaron el “sapo” y en España fue el “tiburón”. No sólo es uno de los coches clásicos franceses más sublimes sino del mundo entero. Descubre todo sobre el Citroën DS aquí. Se hicieron 1.456.115 unidades entre 1955 y 1975. Descúbrelo (casi) todo sobre el DS aquí.

Citroën DS
Citroën DS 21 Cabriolet d’Usine de 1969, DS Super de 1973 y DS 21 de 1972 | RM Sotheby’s / Silverstone Auctions

Chevrolet Corvette Sting Ray “Split Window”

Bajo la batuta de Bill Mitchell, jefe de diseño de General Motors, el diseñador Larry Shinoda logró clavar con el Sting Ray del ’63 el espíritu de la época, creando un coche proporcionado, deseable, atemporal y sexy. Recorred con la mirada (y si tenéis ocasión, con los dedos) cada superficie, cada detalle de este Corvette y veréis que todo está estudiado para impactar.

¿La otra cara de la moneda? En los detalles vistosos se les fue todo el presupuesto, así que no esperéis una suspensión sofisticada o unos frenos rotundos, todo está hecho para el show. Pero ¡vaya show, amigas y amigos! Sólo se hicieron 18.898 unidades del “split window” entre 1963 y 1964 ya que irónicamente en 1965 se eliminó la luna trasera partida, su detalle más fascinante y (en su momento) controvertido.

Los clásicos más cool: Chevrolet Corvette Sting Ray “Split Window”
Chevrolet Corvette Stingray de 1963 ofrecido en Monterey 2019 | RM Sothebys

DH