El mercado de los clásicos (I): las burbujas


El mercado de los coches clásicos es caprichoso como todos pero con un poco de psicología e intuición podemos identificar algunas tendencias y pautas…

Un comerciante sostiene en la mano un paño que envuelve algo pequeño, del tamaño de una mandarina. Zijn 6.000 gulden zoals afgesproken, mijn heer… estoooo… son 6.000 florines según lo convenido, mi señor. Sin pestañear, la otra persona le tiende gustosa la bolsa de monedas de oro que contiene cuarenta veces un salario medio anual y se lleva a su casa con orgullo su… bulbo de tulipán. Estamos en enero de 1636, el precio de los bulbos  está por las nubes y media Holanda se ha puesto a cultivarlos, pero en un par de semanas y de un día para otro de repente nadie querrá comprarlos, los precios bajarán al subsuelo y la entera economía de los Países Bajos se irá a la quiebra.

Porsche 911 en Paracuellos de Jarama | ICON ROAD
A pesar de que se hicieron ciento de miles, los los precios de los Porsche 911 se han disparado por la fuerte demanda a nivel global | ICON ROAD

Ésta es la primera gran burbuja económica de la que se tiene noticia: una brutal y absurda subida de precios seguida de una súbita caída. Ejemplos posteriores los hay en abundancia: el oro en los años ’70, las acciones de las empresas “puntocom” a finales de los ’90 o la construcción en los años 2000. El mercado global de los coches clásicos es relativamente joven comparado con el oro o la bolsa, habiéndose comenzado a popularizar entre los años 60 y 70 aproximadamente y desde entonces sus índices de precios se han disparado ya en dos ocasiones.

 

Burbujas de Clásicos

A principios de los ’90 vimos pinchar la primera burbuja automovilística, en aquella ocasión alimentada por el mercado inmobiliario japonés y luego pinchada cuando éste se vino abajo. Pero como siempre, hemos vuelto a tropezar dos veces en la misma piedra de manera que entre 2005 y 2015 los precios de los coches clásicos se dispararon de nuevo, siendo esta vez los presuntos “culpables” los nuevos ricos chinos, los petrodólares árabes y los bancos centrales europeo y norteamericano dándole a la manivela de hacer dinero – la tormenta perfecta.

Volkswagen Bus T2 en versión de multiples ventanillas | ICON ROAD
Otra víctima de la burbuja: hasta 150.000$ se han llegado a pagar por un Volkswagen Bus T2 en versión de multiples ventanillas | ICON ROAD

En ambas burbujas pasó lo mismo: se comienza con un grupo de gente con mucho cash y ganas de gastarlo que empieza a calentar el mercado de gama muy alta. Los agentes del mercado (casas de subastas, compra-ventas…) lo calientan más aún, surgen programas de TV, los coches clásicos se ponen de moda y ya tenemos los precios subiendo también en las gamas medias debido a la gran demanda y la oferta limitada. Luego, una vez puesta en marcha la espiral de precios siempre se unen aquellos que quieren sacar tajada: en este caso, cualquiera que tenga un Porsche 911 o un Jaguar E-Type y vea que puede obtener un jugoso beneficio – aunque no pensemos tan sólo en coches de alto nivel, todos hemos visto algún Seat 600 anunciado a 15.000 Euros.

Seat 127 en el Jarama | ICON ROAD
Utilitarios como el Seat 127 tampoco se libran de la presión alcista de los precios cuando el mercado se calienta | ICON ROAD

Al mismo tiempo y a la vista de los beneficios, entran al mercado actores totalmente ajenos al mismo. Aquí llegan… son ellos, ¡los inversores y los especuladores! Efectivamente, al detectar un sector en el que los precios suben como la espuma, los más espabilados deciden comprar coches clásicos aún sin tener ningún vínculo con ellos: más gasolina para el fuego… que seguirá encendido hasta que el mercado se sature, los petrodólares ya no fluyan, la economía china se enfríe y poco a poco vuelva la cordura.

 

Epílogo

Incluso cuando se ve venir el pinchazo de la burbuja, aún se argumenta que “los precios de los bulbos/el oro/los pisos/los coches clásicos nunca han bajado” o “esta vez es diferente” pero nunca lo es… Y es que se ve que cuando uno tiene el capricho y está metido en la dichosa espiral no se para a pensar. Y menos tratándose de coches, que enamoran locamente.

Mercedes-Benz en Paracuellos de Jarama | ICON ROAD
Atrapa uno mientras puedas: los Mercedes-Benz clásicos están destinados a alcanzar precios prohibitivos para la mayoría de los mortales | ICON ROAD

Porque lo interesante de este mercado es que tiene un componente emocional muy fuerte que lo diferencia de otros como el oro o las acciones. Y eso es lo que os voy a contar en la segunda parte, porque las burbujas son procesos puntuales pero el mercado como tal se origina… exacto en la eterna búsqueda del equilibrio entre la oferta y la demanda. Así que seguid leyendo mis reflexiones acerca de cómo actúan en el mercado de los clásicos…

DH

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *